El presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que actualmente hay únicamente dos amparos contra la construcción del Tren Maya, pero dijo que son de «coyotes que quieren sacar raja».

En La Mañanera que encabezó desde Campeche, aseguró que la mayoría de los habitantes del sureste del país están a favor de este proyecto ya se habría levantado todo un movimiento contra el Tren Maya.

«Entonces si la gente de Tabasco, de Chiapas, de Campeche no quisiera el Tren Maya o no aprobara o no apoyara el tren, estos oportunistas que están en contra de la transformación tendrían muchas posibilidades para levantar un movimiento de inconformidad, nos lloverían los amparos, no los estoy invocando, afortunadamente nada más tenemos dos, porque no deja de haber sobre todo coyotes que quieren sacar raja, líderes nylon», subrayó.

Aunado a esto, aseguró que hay abogados «huizacheros» que engañan a la gente para que se opongan a los proyectos y así obtener dinero por parte del gobierno.

Sin embargo, celebró que en todo el trayecto del tren, la gente es muy consciente y está apoyando las obras porque significan trabajo y mejores ingresos para las familias de los pueblos.

Y recordó que solo en los 600 kilómetros de la ruta del tren al cruzar por Campeche, se invertirán 40 mil millones de pesos.

«Imagínense cuánto trabajo se está dando,, no hay fuerza de trabajo suficiente, empezó a escasear para las empresas, esto no sucedía en el sureste. Acuérdense como nos tenían en el abandono, acabaron con Cantarel, achicaron Cantarel, se llevaron todo y qué dejaron a Campeche, nada, migajas», remarcó.

Finalmente, consideró que los mexicanos «somos dichosos» porque no hay en el mundo una región tan rica como el sureste mexicano, el cual se potenciará con el nuevo medio de transporte.

«No hay en el mundo una región con tanta riqueza artística y cultural, bueno el tren maya va a servir para eso, va a comunicarnos en el Golfo, el Caribe en la Selva, esto es muy importante decía».

Fuente: Milenio