El presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a la sociedad para denunciar el robo de combustible en el país para evitar tragedias como la sucedida este fin de semana en el poblado de San Pablo Xochimehuacán, Puebla, donde la explosión de un gasoducto provocado por una toma clandestina, dejó un muerto, decenas de lesionados y viviendas devastadas.

“Hacer un llamado a la gente para que denuncie a quienes se dedican al huachilcol, a los que perforan los pozos y ductos de gasolina y en este caso de Gas, hay gente muy irresponsable porque es de muy alto riesgo”, expresó.

Anunció que en los próximos días el gobierno de México dará a conocer un número telefónico, así como una página para recibir denuncias sobre tomas clandestinas en la red de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex).

“No hay que guardar silencio y por favor nos ayuden”, señaló el mandatario en la conferencia mañanera donde felicitó a la policía de Puebla por haber desalojado con prontitud el pueblo San Pablo Xochimehuacán y de esta forma evitó una tragedia humana mayor.

Incluso, dijo que se ha reducido la incidencia delictiva en el robo de combustible y se combate a las bandas que alientan las tomas clandestinas.

Recordó que de 80 mil barriles diarios de gasolina que se robaban al inicio de su administración, ahora son tres mil barriles de combustible y alertó que en el caso de las tomas clandestinas en gasoductos se hacen para llenar cilindros en el mismo sitio, acción que fue calificada como de “alto riesgo”.

“Tuvimos suerte en el caso de Puebla y la gente actuó muy bien y debo reconocer la actuación de la policía de Puebla porque empezaron a recibir el reporte, olía a gas y lo que hicieron fue de inmediato llamar a la gente a abandonar hogares y casas y desalojaron a dos mil personas”, afirmó el mandatario.

Después del desalojo de la población, se registraron las explosiones que desencadenó la tragedia.

“Fue muy fuerte lo que sucedió, fueron varias explosiones de transformadores que explotaron, fue un incendio aparatoso de mucho peligro, el que haya salido la gente a tiempo evitó una desgracia mayor”, indicó.

Mencionó que el incendio en esa localidad de Puebla llevó tiempo controlarlo porque se trata de un gasoducto ubicado en plena zona urbana y en una demarcación densamente poblada.

“Por eso es muy grave esa situación, ojalá que la gente no guarde silencio y decirle a los que se dedican a estas actividades ilícitas que cometen un delito muy grave que atenta contra la seguridad de las personas, contra la vida de las personas y también porque a lo mejor no lo saben, el delito de robo de combustible es un delito grave”, sentenció.

Fuente: Proceso