El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la boda entre el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto y la consejera del INE, Carla Humphrey, fue un asunto escandaloso porque revive la ostentación y el derroche del periodo neoliberal.

“Hay que recomendarles a los servidores públicos que actúen con moderación, con austeridad y que sigan el ejemplo de (Benito) Juárez que decía que el servidor público debía aprender a vivir en la justa medianía”, dijo al conceder que fue invitado al evento.

Este fin de semana, ambos funcionarios contrajeron matrimonio en Guatemala, a donde acudieron servidores públicos, y estuvo enmarcado por el escándalo donde Paola Félix, secretaria de Turismo de la CDMX, quien fue involucrada en la introducción a dicho país de alrededor de 35 mil dólares en efectivo, que presuntamente no fueron declarados por los viajeros.

La funcionaria capitalina renunció a su cargo por este escándalo.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el mandatario federal recomendó a los servidores de su administración a actuar con moderación y austeridad siguiendo el ejemplo de Benito Juárez: vivir en el justa medianía.

“Es un asunto escandaloso en efecto, aún cuando se trata de un acto privado pues los asuntos públicos son cada vez más públicos en México o se sabe más de asuntos o eventos privados, antes no se conocía nada, había ostentación y derroche”, comentó.

De acuerdo con el jefe del Ejecutivo federal, los 35 mil dólares no declarados eran propiedad de José Francisco Ealy Ortiz, director de El Universal, quien fue invitado a las nupcias.

Cuestionado sobre el amiguismo que se pudiera manifestar entre Santiago Nieto y el empresario, el presidente de la República consideró que este lazo es incorrecto.

“Eso es bueno de preguntarse y creo que no es correcto porque el servidor público tiene que evitar ese tipo de situaciones. Yo por eso no voy a eventos sociales, fui invitado pero yo no puedo porque tengo muchas ocupaciones y además no acostumbro a hacerlo”, sostuvo.

“Me invitan, les agradezco mucho pero no asisto, ni a comer a un restaurante”, aseguró.

De acuerdo con detalles del encuentro revelados por el periódico Reforma, al casamiento asistieron más de 300 invitados.

Fuente: Forbes