El Senado de la República aprobó castigar hasta con nueve años de prisión a quienes tomen casetas y cobren el peaje.

A través de reformas a la Ley de Vías Generales de Comunicación, los senadores determinaron que la toma de casetas será un delito agravado que amerita cárcel y para ello reformaron el primer párrafo del artículo 533 de la legislación.

De esa manera se establece que quienes interrumpan la prestación de servicio, operación o deterioren las vías generales de comunicación o los medios de transporte, así como a quien restrinja de manera total o parcial el tránsito de los medios de transporte que circulen por éstas, serán castigados con pena de 2 a 9 años de prisión y multa de 89 mil 620 pesos.

Quienes obtengan un lucro, impidan el cobro o condicionen de manera total o parcial el tránsito de los medios de transporte que circulen en vías generales de comunicación, serán sancionados con seis meses a 7 años de prisión y multa de 89 mil 620 pesos.

El decreto fue enviado al titular del Ejecutivo Federal para su promulgación en el Diario Oficial de la Federación.