Francisco Garfias

La detención de José Manuel del Río Virgen, brazo derecho de Ricardo Monreal, no sólo provocó fuertes protestas en el Senado, sino que multiplicó las sospechas de que se trata de una venganza política en contra de uno de los aspirantes a la Presidencia de la República.

El arbitrario arresto puso en la vitrina los múltiples abusos que se cometen en esa entidad, desde que los morenos endurecieron el delito de “ultrajes a la autoridad”, sancionado con cárcel.

Del Río Virgen, emecista de origen, es el secretario técnico de la Junta de Coordinación Política, órgano de gobierno de la Cámara de Senadores. Es también, a juicio de activistas y legisladores del partido naranja, un “preso político” del gobernador morenista Cuitláhuac García.

La Fiscalía de Veracruz lo acusa del asesinato de René Tovar, el malogrado candidato de MC a la presidencia municipal de Cazones, Veracruz.

Del Río Virgen lo detuvieron, sin haber sido requerido en procedimiento legal alguno, apenas llegó a su tierra a pasar las vacaciones.

“Se trata de una detención alejada del principio de legalidad, maquinada, inventada, construida artificialmente. En su momento se demostrará el abuso de poder”, aseguró Monreal, en un duro video que grabó en el Senado.

Dijo más: “Lamentablemente esto se inscribe en un momento trágico de la vida política de ese estado, en el que la persecución política, la maquinación de delitos y las acusaciones infundadas son muy frecuentes…

“…Pobre Veracruz, tan lejos de la justicia y tan cerca del autoritarismo”, puntualizó.

* Hace apenas unos días, Ricardo Monreal urgió a la CNDH a pedir la liberación inmediata de seis jóvenes, luego de visitar la cárcel de Pacho Viejo, en Veracruz, donde permanecen encarcelados por “ultraje a la autoridad”. Allí siguen encerrados, a pesar de que un juez ordenó su liberación por falta de pruebas.

El senador dijo entonces; “Vaya justicia local que tiene la población veracruzana: omisa, mediocre y ruin. No lo merece este pueblo tan extraordinario”.

Las palabras del aspirante presidencial calaron hondo en el gobernador morenista de Veracruz, aliado de Rocío Nahle. En su respuesta, declaró que Monreal debería dedicarse a atender los problemas de la Cámara alta, en lugar de defender a “delincuentes”.

Le pedimos al exfiscal de Veracruz, Jorge Winckler, que nos ilustrara sobre el delito de “ultraje a la autoridad”. Fue muy gráfico: “Si yo hablo de cerca con un policía y al hablar se me sale la baba, dirán que le escupí y voy a la cárcel”.

El exfiscal también asoció la detención del funcionario del Senado con un golpe “muy canijo” contra Monreal, derivado de sus comentarios sobre los abusos de poder en Veracruz.

Winckler, quien vivió sus momentos difíciles, predijo que a la fiscal Victoria Hernández le van a cargar el pato. “Siempre debe haber un chivo expiatorio”, recalcó.

* La detención de Del Río Virgen sorprendió a todo el mundo en el Senado. Ayer no se habló de otra cosa.

-¿Te pega lo de Del Río Virgen? —preguntamos directamente a Ricardo Monreal, vía WhatsApp. “Sí, claro”, respondió, “es lamentable”.

Provocó también la solidaridad de todos los grupos parlamentarios con el detenido.

Los senadores del PAN difundieron un comunicado en el que condenan la politización de la justicia en Veracruz.

El coordinador de la bancada priista, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que usar la justicia con fines políticos implica abuso de poder y advirtió que seguirá de cerca el caso.

Germán Martínez, coordinador del Grupo Plural, pidió un juez imparcial para Del Río.

Mención aparte merece la reacción del senador Dante Delgado, líder nacional del partido naranja y mentor de José Manuel del Río, a quien calificó de “veracruzano ejemplar”.

Dante amagó incluso con pedir al Senado que investigue los hechos y, de proceder, solicitar la desaparición de poderes en Veracruz por quebrantar el orden constitucional.

“Desde el MC alzamos enérgicamente la voz para exigir la inmediata liberación de Del Río Virgen, preso político del morenista Cuitláhuac García. Ante el abuso de autoridad, el gobernador de Veracruz me va a tener enfrente y de frente”, advirtió.

Monreal no va a pedir la desaparición de poderes en Veracruz. Sabe cuidar las formas. Pero, si pudiera jalarse una parte de los senadores de Morena —y a toda la oposición—, cuenta con los números para hacerlo.

Publicado en excelsior