De todos los cambios en el gabinete que anunció ayer el presidente López Obrador, destaca uno que provocó reacciones en redes sociales: el de Ariadna Montiel como titular de la Secretaría de Bienestar. A Montiel, quien tiene estudios de arquitectura, se le ha identificado como operadora del famoso Señor de las Ligas, el mismo que hace años apareció en los videos de Carlos Ahumada metiendo fajos de billetes en un portafolios. Alguna vez Ariadna habló públicamente del tema. En una entrevista publicada por El Sol de México (4 de abril de 2019), la hoy flamante titular de Bienestar dijo ya no tener comunicación con Bejarano. “Es parte de mi historia y de mi pasado”, subrayó, aunque reconoció lo mucho que aprendió cuando estuvo cerca del famoso y controvertido profesor.

Montiel se le reprocha también haber participado en la desaparición de las estancias infantiles. Kenia López, vicecoordinadora del PAN en el Senado, dice que a Montiel le dieron un premio por haber colaborador en esa “destrucción”.

El Presidente la nombró en lugar del tabasqueño Javier May, quien pasa a ser director general del Fonatur. Este hombre, sin estudios universitarios, pero cercano a López Obrador, quedará a cargo de una de las obras prioritarias de la 4T: el Tren Maya. En Bienestar deja un saldo negativo: casi cuatro millones de pobres más en el país, según cuentas del Inegi. No se le conoce experiencia alguna en materia de turismo.

El anterior titular del Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, arquitecto urbanista, pasa a la Subsecretaría de Transportes de la SCT. Carlos Morán Moguel es el nuevo director del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y María del Rocío García Pérez ocupará el cargo que tenía Montiel: subsecretaria de Bienestar. De acuerdo a un recuento de la revista Expansión, hasta noviembre pasado iban 32 cambios en el gabinete legal y ampliado por renuncias, enroques o candidaturas.

Si sumamos los cinco de ayer, suman ya 37 en lo que va de este sexenio de AMLO, quien se ha distinguido por premiar la lealtad sobre la capacidad y los merecimientos.

* La bancada de Morena bateó la propuesta de la senadora Antares Vázquez de, por lo menos, discutir la remoción de Ricardo Monreal como coordinador del grupo parlamentario guinda. Así justificó la legisladora de Guanajuato su petición de remover al político de Zacatecas:

“Él (Monreal) tiene un proyecto personal que no debe anteponer a esta transformación en la que todavía estamos inmersos, pero, eventualmente, sí estoy a favor de que se discuta, al menos, y se democraticen una serie de situaciones”.

Vázquez reprochó a su coordinador el documento del Senado en el que se habla de persecución política en Veracruz, gobernado por Cuitláhuac García, del clan fundamentalista de Morena. El documento se hizo público tras la arbitraria detención, en esa entidad, de José Manuel del Río Virgen, secretario técnico de la Jucopo en la Cámara alta.

“Eso no. Yo me desmarqué de ese comunicado. Varios lo han hecho. Pero ya sería una decisión del grupo parlamentario”, subrayó Antares. Ni los más duros del grupo le hicieron caso a esta legisladora que forma parte del grupo de Martí Batres, apoya a Sheinbaum para el 2024 y se declara “orgullosamente radical”. Oportunismo político puro para parecer más obradorista que López Obrador el de esta mujer, cabeza de los radicales irracionales que se acomodan al discurso del Presidente. Legisladores afines al zacatecano también reaccionaron a las declaraciones de Antares Vázquez.

Uno de ellos, Eduardo Ramírez, recordó que Monreal fue ratificado por 59 senadores de Morena al inicio de esta Legislatura. “Se respeta la postura de la senadora. El coordinador del grupo parlamentario ha hecho un extraordinario trabajo. Estamos listos para discutir temas de la agenda legislativa. Eso es lo importante”, nos dijo. Otro senador guinda, que pidió el anonimato, lamentó la postura de Vázquez. “Si continúan estas presiones se puede poner en riesgo la mayoría, la aprobación de las leyes y las reformas constitucionales”, advirtió.

* Nos llegó el último reporte de Grupo Eurasia, especializado en detectar riesgos políticos para los inversionistas alrededor del mundo. Dice que México ha vacunado “completamente” al 55.92% de su población, mientras que el 6.96% espera su segunda dosis. “El aumento de los contagios podría presionar el sistema de salud en las próximas semanas y exigir más atención por parte de la administración, pero no aplicará restricciones de viaje ni medidas de bloqueo más estrictas”, vaticina. Según Eurasia, la administración de López Obrador sigue confiando en que la menor gravedad de ómicron y la cobertura general de vacunación limitarán el aumento de muertes y hospitalizaciones.

Fuente: excelsior