En el marco del Parlamento Abierto sobre la Reforma Eléctrica convocado por la Cámara de Diputados, el Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en voz de su Coordinador Luis E. Cházaro, exhibió al titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, quien se abstuvo de responder si, como se pretende hacer con el sector energético mexicano, deberá considerarse la estatización de la telefonía, ferrocarriles, petroquímica secundaria, industria azucarera, banca comercial y líneas aéreas entre otros rubros que cuentan con capital privado en nuestro país.

Cházaro cuestionó al funcionario en el “Foro 2: Redes eléctricas, generación: sociedades de autoabastecimiento, pies (productores independientes de energía), subastas de largo plazo y proyectos de generación posteriores a la reforma de 2013”, ante quien dejó claro que -contrario a los argumentos esgrimidos hacia la oposición por no respaldar la propuesta de Reforma Eléctrica enviada por el Ejecutivo federal porque apoyaron la iniciativa de Enrique Peña- el PRD tampoco dio su respaldo en esa oportunidad por la misma razón que en este caso: No contempla la transición energética para avanzar a una economía sustentable.

Y en este sentido, el legislador federal inquirió a Bartlett si necesariamente se debe pasar por una reforma constitucional cuando los argumentos que se hacen tienen que ver con “abusos del mercado” que bien pudieran ser reglamentados porque ciertamente, dijo, existen lagunas legales.

Ante la respuesta de Bartlett que saludó el hecho de que el PRD no haya coincidido con las reformas del ex presidente Peña Nieto, Luis E. Cházaro dejó en claro que este instituto político no puede estar de acuerdo en todo y que hay grandes diferencias, sobre todo en lo concerniente a la transición energética, que no se mencionó, y la promoción de las energías limpias, en contexto con los Tratados Internacionales y compromisos suscritos por México en cuanto al combate al cambio climático.

“Desde el PRD planteamos que no ayuda a la discusión -si se pretende construir- la idea de un pensamiento único en el sector eléctrico nacional y, por pensamiento único lo podemos plantear desde el Presidente de la República o bien, del director de la CFE… Tampoco somos ‘defensores de los grandes empresarios’ y mucho menos de los extranjeros, queremos dejarlo muy claro; solamente pensamos distinto en algunas cuestiones”

“Solo dejar constancia de que me hubiera gustado escuchar la respuesta: Si tendríamos que volver a nacionalizar todo y no, no estamos de acuerdo en todo, tenemos grandes diferencias, sobre todo en la transición energética que tampoco se mencionó”.

“Creo que conviene escuchar las distintas voces que se manejen en el marco del respeto para tratar de coincidir o de modificar lo que sea mejor para México”, concluyó.