Tras las polémicas que se dieron luego de que el gobernador de Nuevo León, Samuel García y su esposa, Mariana Rodríguez, obtuvieran un «permiso de convivencia familiar» con un pequeño de la organización Capullos, el DIF Nacional advirtió que este permiso fue irregular.

Durante las últimas semanas, el matrimonio del Gobierno de Nuevo León ha estado envuelto en polémicas debido a que se llevaron a un niño para convivir con él un fin de semana; sin embargo, muchos criticaron este proceso.

Tras las investigaciones, el DIF manifestó en un comunicado que como tal no existe un proceso de adopción en curso que involucre al niño ni a la familia conformada por Samuel García y Mariana Rodríguez.

Asimismo, el pequeño ha recibido la visita de la también influencer desde hace tres meses «sin aclarar o justificar las razones de dicha convivencia» y que se autorizó la salida del niño bajo la responsabilidad de Rodríguez Cantú por «representar para él una figura significativa».

Sin embargo, el DIF Nacional destacó que el «permiso de convivencia familiar» no proporciona evidencia que acredite las formalidades que exige la ley.

Además, el DIF hizo un nuevo requerimiento a la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de Nuevo León para concluir el análisis del supuesto «permiso» y así definir las medidas a adoptar para garantizar la protección del niño y cerciorarse de la adecuada aplicación de los medios de cuidado alternativo en el caso.

Fue el pasado 14 de enero que Mariana Rodríguez Cantú compartiera en sus redes sociales que «adoptó» a un menor de dicho centro infantil.

«Pedí un permiso de convivencia familiar que se da cuando hay un vinculo entre el niño y la familia. Se viene el fin de semana pero aún no puede ser el acogimiento porque yo no estoy certificada», menciona en una de sus historias de Instagram

El menor fue presumido en sus redes sociales y hasta  le pusieron un uniforme del Tigres y unos tenis «fosfo fosfo».

Fuente: 24 horas