El Senado de la República aprobó por unanimidad la creación del Centro Nacional de Identificación Humana (CNIH) para coadyuvar al rastreo y reconocimiento de personas con vida y/o búsqueda forense.

El proyecto de decreto fue remitido al Ejecutivo para su promulgación y entrada en vigor, fecha a partir de la cual correrá el plazo de 90 días para que el CNIH comience a operar, con lo que se busca un refuerzo a la estrategia contra las desapariciones en el país.

Este miércoles, el Senado aprobó sin cambios la minuta proveniente de la Cámara de Diputados, misma que ayer avaló el paquete de reformas a la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas en materia de creación del CNIH.

Destaca en las reformas la ampliación de las facultades de la Comisión Nacional de Búsqueda, adscrita a la Secretaría de Gobernación (Segob), para que además de la búsqueda de personas en vida, realice la búsqueda forense con fines de identificación de cuerpos y restos humanos.

También destaca la modificación para establecer que la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desapariciones Forzadas deberá realizar sus investigaciones “en un término no mayor de 72 horas salvo que, por su naturaleza, se requiera un término mayor, en cuyo caso lo podrá ampliar hasta 144 horas”.

Para su operación, el CNIH, que tendrá competencia en todo el territorio nacional, deberá interconectarse y compartir la información con la Fiscalía General de la República, las fiscalías estatales y demás autoridades competentes, como las comisiones de búsqueda nacional y estatales, así como lo servicios forenses.

El Centro será el responsable de recuperar, recolectar, resguardar, trasladar, transportar y analizar con fines de identificación humana los cuerpos, restos humanos y muestras óseas con fines de procesamiento genético y con la debida protección de datos personales.

Cuando el Centro entre en funciones, la Comisión Nacional de Búsqueda tendrá a su vez 90 días para emitir los Lineamientos para regular el procesamiento de la información que les sea proporcionada por las fiscalías y otros entes.

Y ya votado el centro nacional se aprobó un punto de acuerdo sobre recursos, en el mismo, el Senado realizó por unanimidad un “exhorto a la Secretaría de Hacienda a considerar los recursos públicos necesarios para la puesta en marcha y operación del Centro Nacional de Identificación Humana”.

Las reformas indican que se deberán realizar campañas de toma de muestras referenciales con fines de procesamiento a nivel nacional, que permitan recabar información genética de los familiares de personas desaparecidas o no localizadas, sin necesidad de denuncia.

Asimismo se podrán inspeccionar centros de resguardo, cementerios, fosas comunes y todo sitio en el que se encuentren cuerpos o restos humanos e indicios biológicos sin identificar como parte de las labores de búsqueda.

El Sistema Nacional y la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia tendrán 180 días para realizar las adecuaciones necesarias en el Protocolo Homologado de Investigación y el Protocolo Homologado de Búsqueda, respectivamente.

Pese a los avances aprobados, en el decreto aprobado, a iniciativa presentada por el Ejecutivo, se estableció que todos los cambios legales, incluida la creación del CNIH, “deberán cubrirse con cargo a sus respectivos presupuestos aprobados para el presente ejercicio fiscal y subsecuentes, por lo que no se incrementarán sus respectivos presupuestos regularizables”.

En la sesión estuvo presente Karla Quintana Osuna, comisionada de Búsqueda de Personas, y senadores de Acción Nacional (PAN), Movimiento Ciudadano, Grupo Plural y de la Revolución Democrática (PRD) demandaron recursos para hacer viable el CNIH y todas las nuevas facultades, pues se requerirán cuantiosas inversiones para la investigación de ADN, pero se rechazó discutir siquiera las reservas.

“Si no hay correlato entre presupuesto y realidad, por más que me digan, la búsqueda de personas desaparecidas no es prioridad, los discursos no encuentran a las personas desaparecidas”, argumentó el senador de Grupo Plural, Emilio Álvarez Icaza, al proponer una reserva para dotar de recursos al CNIH, pues se trata de atender una emergencia nacional.

Fuente: expansión política