El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pedirá al Congreso que autorice 33 mil millones de dólares en nuevos fondos para responder a la guerra en Ucrania, incluidos 20 mil millones en ayuda militar, dijo el jueves un alto funcionario estadounidense.

La mayor parte del enorme paquete nuevo serán los «20.000 millones de dólares en asistencia militar y de seguridad», que permitirá que «armas y las municiones vayan al pueblo ucraniano», dijo el responsable.

Otros 8.500 millones de dólares «ayudarán al gobierno de Ucrania a responder a la crisis inmediata», en tanto se piden unos 3.000 millones de dólares para financiar la asistencia humanitaria y enfrentar la conmoción mundial en el precio del suministro de alimentos resultante de la invasión rusa a Ucrania, un importante exportador de trigo.

El paquete propuesto también incluye financiamiento para abordar las perturbaciones económicas en Estados Unidos y otros lugares, que van desde el impacto en el suministro de alimentos hasta la disponibilidad de componentes críticos utilizados en la fabricación de alta tecnología.

Biden prevé anunciar su solicitud al Congreso en declaraciones desde la Casa Blanca la mañana del jueves.

Aunque tanto los republicanos como el Partido Demócrata de Biden señalaron que desean seguir respaldando a Ucrania, una disputa sobre el pedido de miles de millones de dólares en nuevos fondos para afrontar la pandemia de covid, no relacionada con el tema de la guerra, amenaza con complicar el proceso de aprobación.

«La solicitud de financiación del presidente es lo que creemos que se necesita para permitir el éxito de Ucrania durante los próximos cinco meses de esta guerra. Y tenemos todas las expectativas de que nuestros socios y aliados, en particular los del G7, así como muchos otros países, continúen brindando niveles comparables de asistencia», dijo el alto funcionario, que habló bajo condición de anonimato.

El dinero «nos permitirá asegurarnos de que Ucrania tenga las armas que necesita para librar esta lucha, reponer nuestras propias reservas, ayudar a otros países a dejar de depender de las armas rusas, permitir que el gobierno de Ucrania continúe realizando funciones básicas, abordar la inseguridad alimentaria exacerbada por la agresión de Rusia y apoyar a los refugiados ucranianos y a los países que les brindan refugio», agregó.

Fuente: AFP