A las 00:00 de este sábado 30 de abril, inició la operación gradual del Ramal Tláhuac y el funcionamiento de los pozos que abastecen su acueducto, una vez que concluyeron los trabajos de reparación coordinados por el Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM).

Las obras consistieron en la sustitución de un tramo de tubería de concreto de 48 pulgadas, con nueva tecnología reforzada y cierto grado de flexibilidad, capaz de absorber irregularidades del terreno por hundimiento, movimientos diferenciales o sismos.

«Otra de las ventajas de este tipo de reparaciones, es que sólo se abrieron ventanas de entrada y salida del material, y ya no se realizaron zanjas, las cuáles, en este tipo de tramos podrían generar afectaciones hasta por varias semanas”, destacó.

El OCAVM explicó que los daños causados por los sismos del 2017, en este mismo tramo (de menos de mil metros), necesitaron de seis reparaciones por fugas, así que con la nueva técnica se pretende prevenir este tipo de averías en el ramal, originadas por fallas geológicas existentes.

«La rapidez con la que se hicieron las reparaciones permitió ingresar agua del Ramal Mixquic a la planta La Caldera, por lo que durante parte del jueves 28 de abril se estuvo entregando a la Comisión de Aguas del Estado de México (CAEM), el caudal normal (220 litros por segundo), para posteriormente, abastecer con la mitad de su caudal al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), una vez que éste terminó las obras de mantenimiento que realizó a su planta potabilizadora”, agregó.

Por EXCÉLSIOR