La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) descartó implementar en México un impuesto a la riqueza, al tiempo que reiteró que no habrá aumento de algún gravamen, pero sí reconoció que hay un fuerte debate a nivel internacional para mitigar los efectos de concentración y combatir la desigualdad.

“Sin duda el impuesto a la riqueza es uno de los conceptos que más se han discutido a nivel internacional, pero México no está considerando subir impuestos y tampoco a la riqueza”, aseguró el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio.

Durante su participación en la conferencia “Panorama general de la economía mexicana”, aclaró que desde el punto de vista académico y metodológico, hay una gran discusión sobre si un gravamen de ese tipo puede mitigar los efectos de concentración de la riqueza en el tiempo.

“Creo que está muy probado en todo el mundo, prácticamente se ha venido dando una concentración muy acelerada de la riqueza en el tiempo, en ciertos estratos familiares. Creo que es uno de los temas que más se ha venido discutiendo; sin embargo, después del impacto del covid-19 y, sobre todo, con lo que se está viviendo actualmente, tomar acciones de incremento de impuestos a nivel global creo que tiene un reto muy importante”, señaló el subsecretario.

En el marco de la Cátedra SHCP 2022, organizada por la Facultad de Economía de la UNAM, abundó en que el debate radica en si es el momento oportuno o no para incrementar la carga fiscal sobre una economía que necesita empezar a recuperarse, y si bien México no está no está planeando imponer un impuesto a la riqueza, a nivel internacional hay varias iniciativas, como el impuesto corporativo global o al carbono.

“Están tratando de identificar (a nivel internacional) fuentes de fondeo para focalizar gastos y tratar de cambiar ya sea las estructuras progresivas o regresivas en las economías o en las sociedades, o también para fondear algún tipo de reformas específicas. Yo creo que todavía están algunas en un nivel muy teórico, por ejemplo, la del impuesto carbono”, indicó el funcionario.

No obstante, reconoció que es un debate muy interesante que se está generando en foros como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con el objetivo de tratar de inducir un cambio de comportamiento en los consumidores, en términos de su huella de carbono.

“Creo que los debates desde el punto de vista técnico son bastante interesantes, creo que todavía hay mucho espacio para la investigación, aún están en una fase muy naciente. En los países más avanzados es más fácil que lo implementen, los países de ingresos medios o en desarrollo tendrían que priorizar o reducir la evasión, antes de empezar a mover las estructuras algunos de estos mecanismos”, apuntó Gabriel Yorio.

Por MILENIO