El senador Damián Zepeda Vidales exigió al Gobierno federal atender la inseguridad en México y poner un alto a los distractores.

“La violencia está completamente fuera de control en este país, este fin de semana en un solo día hubo 112 homicidios dolosos. Si agarras y sumas todo el tiempo que lleva López Obrador, lleva más de 120 mil homicidios dolosos, es decir, muertes violentas por el crimen organizado y el Presidente pues con puros distractores. ¡Urge atender el problema de inseguridad!”, aseveró.

Señaló que, tanto la reforma electoral como otros temas en la mesa, se pueden revisar y debatir, pero “lo importante, lo urgente es que las familias mexicanas puedan tener paz, vean lamentablemente otra vez Michoacán, Acapulco, todo Guerrero, lo que pasó con el estudiante en Guanajuato, en Colima asesinaron a un diputado local, en Sonora, Sinaloa… está fuera de control”.

El legislador panista criticó nuevamente el informe de la Estrategia de Seguridad Pública entregado al Senado de la República y la estrategia de seguridad pública, ya que carecen de resultados.

¿De qué nos sirven los más de 113 mil elementos de la Guardia Nacional si no van a garantizarle paz a los mexicanos?, cuestionó.

“Urge cambiar la estrategia de seguridad ya, combatir al crimen organizado, no estar acordando con ellos, no hacerse de la vista gorda, desarticularlo con inteligencia e inteligencia financiera; necesitamos atender el problema del día a día de las colonias de los mexicanos con  fortalecimiento de policías estatales y municipales, más tecnología, modernización, en fin, garantizarle paz a los mexicanos”, subrayó.

Recordó que el presidente López Obrador prometió cambiar el país a los mexicanos, pero en vez de eso sólo ha mostrado que “está obsesionado con el pasado, ¿pero sabe qué?, lo que usted lleva de homicidios dolosos son ya más que todos los que hubo en el sexenio de Calderón”.

Pidió al presidente López Obrador resolver el problema y que comparezca la secretaria de Seguridad Pública ante el pleno del Senado de la República.

“Presidente, ¿no se le cae la cara de vergüenza? ¡Vamos a resolver este problema, pero ya!”, concluyó.