Diputados federales del PAN, encabezados por la legisladora María Elena Pérez-Jaén, interpusieron una denuncia ante el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) contra Morena y sus dirigentes nacionales, Mario Delgado y Citlalli Hernández y el coordinador morenista en la Cámara Baja, Ignacio Mier, por el presunto uso indebido de datos personales.

En conferencia de prensa, los legisladores indicaron que solicitaron que este organismo ordene medidas cautelares exigiendo el cese inmediato del tratamiento de datos personales, así como su bloqueo de mismos que tiene Morena, pues afirmaron que a raíz de la campaña emprendida por Morena donde han calificado a los 223 diputados de oposición como traidores a la patria por haber votado contra la reforma eléctrica, han sido blanco de ataques y amenazas que han llegado a la esfera personal.

“En las últimas semanas se dirigió una campaña de odio por parte de los dirigentes, diputados y senadores de Morena contra los 223 legisladores de oposición que votamos contra la reforma eléctrica, de esa manera comenzaron la difusión de datos personales de nosotros, con el objetivo de empezar una campaña de desprestigio que no solo nos ha afectado a los legisladores sino a nuestro entorno familiar”, acusó Pérez-Jaén.

Señaló a Mario Delgado, presidente nacional de Morena, como el principal instigador de esta campaña de odio, donde ha declarado públicamente que el objetivo es que la gente vea las caras, los nombres y rostros de los traidores.

Así como los dichos del coordinador morenista en San Lázaro, Ignacio Mier, quien, recordó, celebró la colocación de un “paredón pacifico” donde pedía a los ciudadanos que fusilaran con la pluma a los legisladores que habían votado contra la reforma eléctrica.

Explicó que el mostrar sus rostros, filiación política y sentido de su voto es completamente lícito y no es lo que reclaman, sino el discurso hostil y difamatorio al calificarlos como traidores a la patria y otras expresiones que, aseguró, provocan un contexto social de acoso, estigmatización y otras formas de violencia contra los legisladores, lo que puede ponerlos en peligro.

En tanto, el diputado Héctor Saúl Téllez, destacó que esta es una denuncia inédita que no se había presentado nunca pues no hay precedentes, dijo, de una campaña de odio cómo está; explicó que, como diputados su imagen, la dirección de las casas de enlace, sus votos, correos electrónicos institucionales, son de carácter público y es lícito, pero lo que denuncian es que en este caso se están violando principios consagrados en la Ley General de Datos Personales como el de licitud y finalidad.

“No han entendido que ellos (morenistas) no pueden estar actuando al margen de la ley y fuera de la Constitución como están acostumbrados, nosotros apostamos al Estado y a la legalidad, en ese sentido vamos a acudir a todas las instancias administrativas que tengamos a la mano.

“Estamos presentando esta denuncia inédita ante el Inai, con lo que queremos exhortar la actuación de ésta dependencia para que inicie el procedimiento de verificación y de inmediato se den las medidas cautelares que pedimos, el cese inmediato de la campaña de odio que inició Morena, y una declaración pública de este partido y sus dirigentes sobre el exceso que han utilizado para ésta campaña de odio”, aseveró.

Y dejaron en claro que no se amedrentarán y continuarán denunciado en las instancias necesarias pues afirmaron que, todavía en las instituciones y por ello confiarán en la atención que haga el Inai a esta denuncia. En el evento estuvieron también los diputados Guillermo Huerta, Javier González, Gabriel Quadri y Teresa Castel.

Fuente: Quadratín