El Gobierno de la Ciudad de México realiza una conferencia de prensa para detallar las inconsistencias y contradicciones técnicas y científicas que hallaron en el reporte causa-raíz fase 3 que realizó la empresa DNV sobre el colapso de la Línea 12 del Metro, ocurrido el 3 de mayo de 2021. 

La secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil local, Myriam Urzúa Venegas, recordó que el 12 de mayo de 2021 la dependencia a su cargo contrató a la empresa DNV para que elaborara un dictámen técnico que explicara las causas del colapso del tramo elevado de la Línea 12, así como un dictamen causa-raíz que hiciera un análise profundo. 

El primer reporte le fue entregado el 16 de junio de 2021, éste se centró en los hallazgos en las deficiencias de construcción, mientras que un segundo informe le fue entregado el 7 de septiembre del año pasado y detallaba problemas en el diseño y construcción; específicamente ausencia de pernos funcionales, soldaduras deficientes y falta de apego a normatividad desde el proyecto ejecutivo.

«Aunque la empresa se comprometió a entregar en octubre de 2021 el reporte único de resultados de análisis causa-raíz fase 3, en los avances presentados, la SGIRPC observó diversas deficiencias e inconsistencias en el análisis, éstas también fueron señaladas en las reuniones presenciales con el comité de apoyo del Gobierno de la Ciudad de México. Entre otros temas se planteó a DNV la existencia de contradicciones importantes al señalar que se debían hacer inspecciones conforme al manual de mantenimiento y al mismo tiempo que establecieron que el manual era deficiente», detalló Urzúa. 

La secretaria detalló que se envió a DNV un oficio en el que se le señaló que el reporte «no cumplía con lo establecido en el contrato y por tanto no permitía identificar con claridad la causa-raíz del colapso».

¿Qué inconsistencias halló la SGIRPC sobre el dictamen causa-raíz?

Myriam Urzúa, titular de la SGIRPC informó que la empresa DNV no consideró en su análisis información sobre el llamado tramo espejo o gemelo, tramo de la Línea 12 que tiene una configuración estructural idéntica al colapsado. 

Además, no presentó hipótesis alternativas a investigar y su evaluación, ni las razones de su descarte. «En particular se solicitó a la empresa que ahondara en las consecuencias del error de diseño, señalado tanto en el dictamen final fase 2, como en el análisis causa-raíz fase 3». Dichas observaciones tenían por objetivo una ‘valoración más profunda’ del fenómeno de fatiga por distorsión inducida, un daño recurrente al que se han sometido las vigas de acero de la Línea 12 del Metro. 

Uso de Google Street View para determinar deformaciones:

«En todos los oficios enviados a la empresa se les advirtió del desacuerdo de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil sobre el uso de imágenes de Google Street View, como referencia para llegar a conclusiones en el análisis estructural (…) Adicionalmente se le solicitó a la empresa que se apegara a la metodología presentada originalmente por la propia empresa, llamada técnica de análisis sistemático de causas, basado en barreras», agregó. 

Contracciones entre el Reporte Fase 2 y el Reporte fase 3 respecto a la identificación de la deflexión a simple vista: 

Agregó que en el documento final se confunden las causas directas del colapso: problemas de construcción y diseño, ya establecidas por la empresa en el dictamen final fase 2, con las barreras preventivas, que según su definición son controles, prácticas y procedimientos que podrían haber contribuido al colapso. 

Jesús Esteva Medina, secretario de Obras y Servicios de la Ciudad de México, detalló que otra de las contradicciones en el informe de DNV es que incluso considerando las deflexiones referidas por DNV en el Reporte 2, correspondientes a 2.6 centímetros están dentro de los desplazamientos permitidos por el reglamento de construcciones del Distrito Federal.

Por EXCÉLSIOR