El presidente Andrés Manuel López Obrador endureció su discurso para defender el derecho de países como Cuba a ser invitados a la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en los primeros días de junio próximo en Los Ángeles, California.

Luego de que amagó con no acudir personalmente al encuentro del que será anfitrión el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden y de que el embajador de ese país en México, Ken Salazar lo visitó el martes por ese motivo, López Obrador sostuvo que la isla caribeña ha tenido la arrogancia de sentirse libre pese al bloqueo que se le impuso desde hace seis décadas, por lo que debiera ser declarada  patrimonio de la humanidad.

De paso, aseveró que nadie está libre de culpa y tampoco pueden erigirse en jueces supremos para afirmar que en determinados países hay torturadores y represores y en otros no.

«Lo que estamos pidiendo es que se invite a todos porque necesitamos unirnos (…) La estrategia política es que si siguen mal las cosas en Cuba y le va mal al pueblo, el pueblo se va a revelar en contra de su gobierno y así va a triunfar la oposición; eso es mezquino  porque, aún sucediendo lo que han pasado desde hace décadas, está muy difícil que tenga éxito. Se debería declarar incluso a esa isla, por su arrogancia de sentirse libre, como patrimonio de la humanidad, es una resistencia heroica» afirmó desde Palacio Nacional López Obrador.

Detalló que en la visita que le hizo el embajador Ken Salazar le reiteró su postura de que todos los países deben ser invitados al encuentro.

Aseguró que Ken Salazar fue muy respetuoso al abordar el tema, el cual a juicio del presidente López Obrador, ya era tiempo de ventilarlo por las quejas que había recibido de varios presidentes, como el de Bolivia, Luis Arce.

«Me dijo que todavía hay tiempo para poder atender este asunto, pero ya había que ponerlo en la mesa, ya era el momento para que con tiempo se vaya analizando. Yo repito: yo le tengo mucho respeto al presidente Biden,él fue vicepresidente cuando el presidente Obama, el presidente Obama fue a Cuba y estuvieron en una cumbre; es más, en la última cumbre se invitó a todos y fue una cumbre organizada por los republicanos, estaba en la presidencia Trump. ¿Por qué ahora se cambia?» recordó el presidente López Obrador.

Una vez más consideró que el presidente Joe Biden es un buen ser humano pero que «los malandrines» que no quieren a Cuba y que están cerca de él, lo presionan para que siga la misma política hegemónica de hace dos siglos.

De acuerdo con la óptica del presidente de México, los países de América pueden dialogar y resolver sus diferencias al no existir conflictos graves que impidan la unidad en aras de un fortalecimiento económico similar al de la Unión Europea.

Finalmente, estimó que al invitar a todos los países a la Cumbre de las Américas, se obliga a todos a ser prudentes y autolimitarse en beneficio del entendimiento de los pueblos y si eso sucede, todos los pueblos del continente reconocerán al presidente Joe Bien.

Por EXCÉLSIOR