El presidente López Obrador no desiste de llegar a un acuerdo con la compañía Vulcan Materials con el objetivo de cambiar el uso de los terrenos donde actualmente la filial Calica extrae material pétreo.

“Hablamos con ellos de nuevo para volverles a plantear, con el propósito de que no haya una actitud negativa, la idea de retomar el proyecto para darle un uso turístico ecológico al terreno, se les ofreció facilitarles el puerto de Calica, con calado suficiente para cruceros”, detalló sobre la reunión celebrada este lunes con el director J. Thomas Hill.

También aseguró que se mantendrá la clausura de su actual lugar de trabajo para impedir que sigan extrayendo material y en caso de no cumplir con lo acordado el caso será trasladado a tribunales nacionales o extranjeros.

“El único acuerdo es que lo que ya han extraído se lo pueden llevar pero ya no van a extraer más. Si no se llega a ningún acuerdo, a tribunales nacionales y extranjeros, y nosotros vamos a presentar todos los elementos de prueba para demostrar que es una catástrofe ecológica que no podemos aceptar”, advirtió.

El 6 de mayo, la Profepa colocó sellos de forma temporal en el predio La Rosita, de la empresa Calizas Industriales del Carmen S.A. de C.V. (Calica), en el municipio de Solidaridad, Quintana Roo, por presunta violación al ecosistema.

Sin embargo, el mandatario acusó a la empresa de seguir operando pese al acuerdo para detener trabajos mientras se llegaba a una resolución sobre el nuevo uso de los terrenos.

“Fui hace un mes porque estoy supervisando las obras del Tren Maya y me informaron que habían reiniciado el trabajo o no habían dejado de trabajar y me tocó constatarlo porque no lo creía. Sobrevolé la zona y en efecto, estaban trabajando, entonces ellos sostienen de que una mala interpretación”, expuso.

Obrador también señaló a Eugenio Derbez y a los detractores del Tren Maya de haber apoyado el establecimiento del banco de material en Playa del Carmen, mientras que a Vulcan le reprochó el cabildeo que hizo en contra de su gobierno en Estados Unidos.

“Allá hay la costumbre y es normal, y legal, que las empresas apoyen a los candidatos y a los partidos con dinero por eso salió una carta dirigida al presidente Biden acusándonos de que estamos impidiendo que trabaje esta empresa cuando lo que estamos impidiendo es la destrucción de nuestro territorio”, sostuvo.

Por EL FINANCIERO