Después de que familiares de un menor de cuatro años denunciaron el 20 de mayo un presunto abuso sexual por parte de un trabajador de la escuela «José María Morelos y Pavón», ubicada en Ciudad Satélite en el municipio de Naucalpan, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) cumplimentó una orden de aprehensión en contra de Cipriano “N”.

Este individuo de 61 años fue asegurado mediante un operativo realizado en la colonia Centro Urbano, en el municipio de Cuautitlán Izcalli y posteriormente fue trasladado al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Tlalnepantla, en donde quedó a disposición de la autoridad judicial, quien determinará su situación legal.

De acuerdo con la dependencia, este hombre quien laboraba como chofer de la directora de este plantel educativo, habría realizado tocamientos a la víctima cuando se encontraba en el área de sanitarios de la escuela.

Indicios de abuso

De acuerdo con la mamá de la víctima, el menor comenzó a presentar cambios importantes en su comportamiento en la última semana de abril, aseguran que era un niño feliz y muy activo.

“El pequeño empezó a presentar cambios, era un niño súper alegre, feliz como un niño cualquiera y empezó a presentar agresividad, empezó a pegar, no quería ir al baño solo, estaba todo el tiempo pegado a su mamá, se despertaba por las noches, eran muchas alertas que te hacen dar cuenta que algo no está bien”, expresó Alexa Castillo, familiar del menor.

La víctima quien cursa el primer año de kínder, durante la semana acudía a entrenamiento de fútbol y practicaba capoeira, por lo que sus cambios de humor eran muy notorios y lo que derivó la denuncia fue una infección estomacal.

Confirman el delito

“Lo llevan al pediatra por molestias del estómago y el pediatra le comenta a la mamá que algo no está bien, que acudan con las autoridades”.

Derivado de este hecho, los padres del menor acudieron a la Fiscalía para la atención a la violencia de género en el municipio de Naucalpan, para denunciar un presunto abuso sexual en contra de un trabajador administrativo de la escuela.

“Después de esto, el pequeño estuvo en muchísimas pruebas que pide la ley, por ejemplo, la visita al médico legista y un proceso muy largo del 20 de mayo a hoy”, señaló Alexa.

El miércoles 1 de junio, el pequeño fue sometido a una prueba pericial de psicología, a partir de la cual se confirmó el abuso sexual. Algunos padres de familia piden que se continúe con la investigación, por más posibles víctimas dentro del colegio.

Fuente: Milenio