Fomentar el estudio y la aplicación de procesos de oxidación avanzada para el tratamiento de aguas residuales industriales con el fin de convertirla en agua potable o de riego es uno de los objetivos que persigue Mayra Rodríguez Peña, investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx).

A través del libro integrado por once capítulos “Procesos de Oxidación Avanzada en el Tratamiento del Agua”, Mayra Rodriguez Peña y Carlos Eduardo Barrera Díaz, rector de la máxima casa de estudios mexiquense, compilan los trabajos de investigadores nacionales e internacionales donde narran las ventajas de procesos de oxidación avanzada, así como retos y abordajes teóricos para promover su aplicación dentro y fuera del laboratorio.

«En el agua podemos encontrar moléculas llamadas contaminantes orgánicos persistentes, los cuales muestran resistencia a la biodegradabilidad. Esto provoca que los tratamientos convencionales no puedan combatirlos. Así como ingresan a las plantas tratadoras, salen representando un efecto nocivo en especies en aguas acuíferas y seres humanos», explicó Mayra Rodríguez Peña.

Por ello, a través de dichos procesos se busca transformar los compuestos orgánicos persistentes en compuestos con menor impacto ambiental o su mineralización, con el fin de lograr obtener agua potable o agua para riego. «Por medio de la formación del radical hidroxilo, se atacan las moléculas correspondientes permitiendo ser amigables con el medio ambiente o logrando la mineralización total para su reutilización», comenta la Doctora en Ciencias Ambientales.

Mayra Rodríguez Peña y Carlos Eduardo Barrera Díaz impulsaron el compendio mediante la invitación, recopilación y unificación de las propuestas. Ahora con la publicación, el reto será aplicarlo en las plantas tratadoras a lo largo del país.

Rodríguez Peña reconoce el esfuerzo de las y los autores participantes al proponer una revisión completa del tema mencionando los impactos sociales, educativos y económicos. «Este material es ideal para quienes adentrarse o conocer más sobre los procesos de oxidación. Además de sustentar la información, da pauta a nuevas dudas y aportaciones en el área».

Reconocimiento de mujeres en la ciencia

Para la especialista del Centro Conjunto de Investigación en Química Sustentable UAEM-UNAM la publicación significa cumplir un sueño. «Desde pequeña quería dedicarme a la ciencia porque me permitía estar en un laboratorio. Al estudiar Ingeniería Química he logrado estar en un laboratorio, realizar experimentos correspondientes a proyectos de investigación y aportar al conocimiento», comentó.

Rodríguez Peña, quien se doctoró en Ingeniería Química y Ambiental con doble grado por la UAEMéx y la Universidad de Castilla-La Mancha, en España, reconoce los aportes de mujeres que lucharon por el acceso a la educación para que niñas y mujeres pudieran dedicarse a la investigación . «Nos abrieron el camino cuando ellas no podían acceder de manera fácil a la educación y sus trabajos eran robados o adjudicados a sus compañeros hombres».

Su consejo para las nuevas generaciones de investigadoras mexiquenses es creer en sí mismas a pesar de los estereotipos de género. «Cuando decidí dedicarme a la ciencia los primeros comentarios fueron relacionados a que era un campo para hombres, sin embargo, el apoyo y empoderamiento otorgado por mis padres lograron que no cambiara mi elección. Al entrar a la facultad, me di cuenta que había muchas mujeres conmigo. Es necesario incentivar a niñas, jóvenes y mujeres en el país para seguir demostrando el éxito y desempeño en sus diversas áreas», enfatizó.