Petróleos Mexicanos (Pemex) deberá dar a conocer la copia de la autorización del financiamiento que obtuvo por parte de las compañías Barclays, SMBC y Banorte para la compra de la refinería Deer Park, así como el contrato con el cual se solicitó el dinero, los intereses a pagar y toda la información relacionada con la operación, informó este lunes el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

La comisionada del INAI, Josefina Román Vergara, señaló que al haber recursos públicos involucrados en la compraventa de la refinería, la información debe ser de la máxima transparencia y sujeta a rendición de cuentas.

Hasta el momento, Pemex sólo ha informado que la transacción se realizó con el apoyo financiero del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) y el otorgamiento de una garantía corporativa de la empresa estatal para respaldar el contrato de un crédito puente.

La Comisionada destacó la importancia de conocer la información, ya que se relaciona con uno de los compromisos establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que es el rescate del sector energético, a través de la recuperación de la industria energética nacional, la rehabilitación de las refinerías existentes, la construcción de una nueva y la modernización de las instalaciones generadoras de electricidad que son propiedad del Estado.

Un particular ya había realizado una solicitud de información para conocer los pormenores del financiamiento que obtuvo Pemex para adquirir la totalidad de la refinería ubicada en Houston, Texas; sin embargo, la petrolera contestó que el contrato fue suscrito por la filial P.M.I. Comercio Internacional, por lo que el documento y toda la información vinculada obra en poder de esa empresa.

Ante ello, la persona solicitante se inconformó y presentó un recurso de revisión ante el INAI.

De esta forma, la comisionada Román Vergara constató que, si bien Pemex turnó la solicitud a sus unidades administrativas competentes, omitió consultar a la dirección jurídica, encargada de dirigir la función jurídica e institucional de Pemex, sus empresas productivas subsidiarias y filiales.

Por lo tanto, se determinó que a pesar de que el contrato de compraventa fue suscrito por P.M.I. Comercio Internacional y Shell Oil Company, Pemex funge como controladora de las empresas tenedoras de la participación de la filial P.M.I., incluso, de acuerdo con el comunicado oficial número 56 del sujeto obligado, se advirtió que éste firmó el acuerdo para la compra del porcentaje restante de la participación de Shell en la refinería.

“Bajo la lógica de que esta empresa filial se hizo cargo de lo relacionado a la adquisición de Deer Park, se deja en estado de indefensión a cualquier solicitante de información que quiera conocer los pormenores de esta, ya que Pemex no podría entregar documento por no obrar en sus archivos, cuando es evidente que sí tiene injerencia en estos actos jurídicos, tan es así que el sujeto obligado ha difundido las operaciones en torno a la compra”, subrayó la comisionada.

En consecuencia, el Pleno del INAI revocó la respuesta de Pemex, a fin de que realice una nueva búsqueda, con criterio amplio, en todas las unidades administrativas competentes, entre las que no podrá omitir a la dirección corporativa de planeación, coordinación y desempeño; la dirección corporativa de finanzas, y la dirección jurídica, y entregue las expresiones documentales que den cuenta de la información requerida.

Por El Financiero