Ex dirigentes, senadores y grupos del PRI exigieron una renovación de la dirigencia nacional tras la debacle electoral que ha sufrido el tricolor donde acusan que desde que Alejandro Moreno está al frente, ese partido perdió tres cuartas de los estados que gobernaba, es decir 10 de los 12 estados.

”Hay un problema en la dirigencia del partido y no puede seguir culpándose al pasado del PRI. Si la alianza quiere que haya tiro en 2024, el PRI debe renovarse”, sostuvo el ex presidente del PRI, Roberto Madrazo.

El ex candidato presidencial, sostuvo que desde que Alejandro Moreno llegó a la dirigencia nacional del PRI en agosto del 2019, el tricolor ha perdido tres cuartas partes de los estados que gobernaba.

En tanto, las corrientes nacionales del tricolor aglutinadas en el Frente Nacional “democracia y Justicia Social”, advirtieron la “profunda crisis” en la que está sumido este partid, por lo cual exigieron la inmediata renovación de la dirigencia nacional que encabeza Moreno a fin de iniciar una nueva etapa.

José Encarnación Alfaro, Fernando Lerdo de Tejada, José Ramón Martell entre otros dirigentes de estas corrientes priistas, acusaron que la “derrota ha sido apabullante” tras los dos procesos electorales que ha enfrentado Moreno.

“Es evidente que la dirigencia nacional del partido no ha logrado cumplir con su responsabilidad primaria que es ganar elecciones y en cambio ha asumido una visión patrimonialista, autoritaria, excluyente y centrada solo en intereses y ambiciones personales, constituyéndose en bochornosos escándalos que afectan nuestra imagen y prestigio”, denunciaron

Por ello exigieron la renovación inmediata de la dirigencia nacional que encabeza, Moreno para “enfrentar los tiempos cruciales que vienen” y no se trata de escudarse en los estatutos pues es cuestión de honestidad, dignidad y atención superior del partido.

“Un PRI débil no conviene a nadie, no conviene a la democracia y a la pluralidad mexicana, no conviene al país”, establecieron

En ese sentido, el senador Jorge Carlos Ramírez consideró obligada esta reflexión sobre los resultados de la dirigencia a actua deben pedirla todos los priístas sin que se interprete como una rebelión o revuelta interna.

“Alito tiene que revisar junto con todos qué pasó y qué es lo más conveniente”, dijo sobre la posibilidad de que el campechano deje la dirigencia nacional del tricolor.

“Después de cada proceso obviamente tiene que venir una reflexión y eso no se puede interpretar de ninguna manera, ni como una revuelta interna, ni mucho menos, tiene que haber una reflexión, qué nos convino, qué no, donde ganamos, donde perdimos, cuales fueron las razones”, estableció

Estamos obligados –dijo-a hacer estas reflexión, ayuda hacer estas la reflexión en colectivo y no en lo individual, y ayuda que las voces individuales este desprovistas de segundas intenciones y tengan el objetivo de fortalecer al PRI.

Insistió en hacer una revisión detallada de los resultados y, sobre todo, valorar cuánto le aporta la alianza Va por México al PRI y cuánto el PRI le aporta a esta coalición.

Declaró que el PRI para evitar todas las derrotas que ha tenido, debería haber corregido desde el 2018, “hay que ver que si hemos logrado corregir y hay que ver que no”.

Fuente: Crónica