El gobernador Samuel García Sepúlvea aseguró que el estado de Nuevo León está a punto de pasar a semáforo verde en el tema financiero, dado el comportamiento y manejo que le ha dado a su deuda.

En rueda de prensa, el mandatario estatal detalló que Nuevo León dejó de tener las alertas negativas en la Ley de Disciplina Financiera que los anteriores gobernadores incurrieron.

En ese sentido, sostuvo que, el que el estado pasa a semáforo verde, implica menos intereses, menos pagos de amortizaciones y más techos de liquidez.

“Por primera vez, desde (el ex gobernador Rodrigo) Medina, que sobre endeudó a nuestro estado y nos dejó en números rojos la deuda, hemos hecho tan buen trabajo que estamos a punto de brincar a semáforo verde, de alertas negativas en la Ley de Disciplina Financiera que nos dejó Medina en rojo y Bronco en rojo, le hemos echado tantas ganas en el tema financiero, que es nuestra especialidad, que ya vamos a llegar a verde.

“¿Qué implica llegar a verde? Menos intereses, menos pagos de amortizaciones y más techo de liquidez, y gran parte de que vamos a llegar a verde es porque creamos el SAT e hicimos una reforma fiscal”, refirió.

Gran parte de este escenario positivo, agregó, fue la creación de la Subsecretaría de Administración Tributaria, así como de una reforma fiscal que ejercieron a su llegada al gobierno.

Es por ese motivo, que el gobernador Samuel García pidió a los diputados locales desistir de su intención de quitarle el SAT y la Unidad de Inteligencia Financiera y Económica (UIFE) ya que eso impactaría de manera negativa en las finanzas de la entidad.

“Entonces, (Juan Ignacio Barragán) ahorita que vayas al Congreso diles que ya desistan de lo del SAT porque ya estamos a nada de lograr llegar en verde y cuando estemos en verde este proyecto lo va a pagar Nuevo León, no ocupamos mendigar ni ocupamos ir de rodillas, como otros estados, a pedir dinero. “Es importantísimo que el Congreso deje de pelear, de peleas banales, y ya se desista del tema del SAT porque eso pone en riesgo la estabilidad financiera de Nuevo León”, concluyó.

Por Milenio