Francisco Garfias

¡No soy Felipe Calderón! Revira el presidente López Obrador cada que lo acusan de tener vínculos con el narcotráfico. No presenta pruebas, no hay denuncias ni averiguaciones abiertas. Nada que vaya en ese sentido. Usa el nombre de Genaro García Luna, extitular de Seguridad Pública de Calderón —preso en Estados Unidos por, entre otras cosas, recibir sobornos de El Chapo Guzmán—, para respaldar sus dichos. No tiene más. El ataque es rentable políticamente y lo aprovecha cada que se ofrece. 

 El mandatario mexicano recibió ayer una sopa de su propio chocolate. Los senadores republicanos TedCruz yMarco Rubio lo vincularon, sin presentar pruebas, con los cárteles de la droga. “¡Pruebas!”, pidió, con razón, el tabasqueño, pero segundos después incurrió exactamente en lo mismo que reprocha. “¿Cuál es mi vinculación con el narcotráfico? No soy Felipe Calderón”. Esta vez el expresidente panista no se quedó callado. Le reviró en Twitter: “En mi gobierno se combatió frontalmente a la delincuencia para proteger a las familias mexicanas. La seguridad y el Estado de derecho fueron prioridad. Nos esforzamos por recuperar cada pueblo, cada calle en manos del crimen organizado. No, no somos iguales. 

Bendito sea Dios…”. Los republicanos ya le reviraron, pero eso será materia de otra columna. 

* En este sexenio, la seguridad y el Estado de derecho no son prioridad. Es cierto. Una y otra vez hemos visto cómo se protege a los criminales y se hacen a un lado las garantías de los ciudadanos. Las Fuerzas Armadas se dejan, incluso, perseguir por las bandas criminales sin reaccionar. Abrazos, no balazos, obliga. El Presidente dice que hay que proteger a los delincuentes “porque también son seres humanos”. 

 Una y otra vez presume, en las mañaneras, que en su sexenio hay menos letalidad. Echa a andar la “pantalla de los otros datos” para sostener su discurso. La letalidad por enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y la delincuencia organizada, en efecto, ha disminuido. Obvio. No hay choques entre ellos. Lo que no dice el Presidente es que en los tres años y medio que lleva su gobierno los homicidios dolosos ya rebasaron, en número, los cometidos en los sexenios completos de Calderón y de Peña. Más de 120 mil. Un enorme fracaso. 

José Ramón Cossío, exministro de la Suprema Corte de Justicia, escribió ayer en El País un artículo bajo el título ¿Geopolítica narca? En síntesis, señala que la visita a Badiraguato o es la apoteosis de la solidaridad con los que menos tienen o es la demostración palpable de su alianza con el narcotráfico en general y con el Cártel de Sinaloa, en lo particular.  Las imágenes de la liberación de Ovidio y la visita a la mamá de El Chapo dicen el resto. 

* Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad circuló ayer un adelanto del libro La Casa Gris (editorial Grijalvo), que estará a la venta la próxima semana. El texto revela que Carolyn Adams, nuera del Presidente de México, es accionista mayoritaria en CA Twelve S.A. de C.V., una empresa que tiene como objetivo representar a compañías y a empresarios en negocios de todo tipo en México, como agente, comisionista o intermediaria. “Para crear CA Twelve, Carolyn se asoció con el empresario mexicano Eduardo Joel Arratia Vingardi, un antiguo contratista de Pemex, quien tiene alianzas con proveedores de la refinería Dos Bocas, una de las obras emblema del Presidente, y que ha trabajado con compañías multinacionales de servicios petroleros, entre ellas, Baker Hughes. Esta compañía —investigada en Estado Unidos— ha estado en el centro de la polémica por la llamada Casa Gris, la residencia que JoséRamón López Beltrán (hijo mayor del Presidente) y su esposa ocuparon en Houston”, subraya el texto. 

* Dante Delgado, líder nacional de Movimiento Ciudadano, tiene una muy cercana relación conRicardo Monreal. Le tiene consideración y respeto. Pero eso no evitó que le llamara al morenista para reconvenirle por haber sostenido, en público, que en el 2024, PAN-PRI-MC y PRD tendrán que ir en bloque si le quieren competir con Morena. El mandamás del partido añadió: “El proyecto que están construyendo las fuerzas históricas es ineficiente. No tiene éxitos electorales. Nosotros vamos por la victoria. Estamos construyendo la opción que ha de ganar la Presidencia de la República. 

—¿Con Ricardo Monreal?, preguntó un reportero. 

—Frente al chascarrillo qué puedo decir, respondió Dante, fuera del micrófono. 

Publicado en excelsior