El secretario de Marina (Semar), Rafael Ojeda Durán, informó que la inteligencia naval ya investiga la venta por internet de chalecos antibalas y equipo militar al crimen organizado que se ofrecen a bajo costo a través de plataformas y redes sociales, y que su uso y decomiso se ha disparado en los últimos años.

«Lo hemos visto, la delincuencia los traen, pero los consiguen a través de diferentes plataformas y que las estamos investigando», dijo el funcionario federal en La Mañanera desde Oaxaca.

Ojeda Durán dijo que se detectó la venta de cascos, chalecos y armas de las Fuerzas Armadas por internet e indicó que muchas de las plataformas están ocultas o son de Estados Unidos.

Reconoció que incluso ​se han detectado elementos de la Semar que  venden directamente uniformes y equipo de protección a delincuentes, por lo que han sido dados de baja y expulsados de la institución.

«Por el lado de la Secretaría de la Marina sí se ha detectado ese tipo de ventas de equipos militares cascos, chalecos, armas a través de plataformas electrónicas y de una u otra manera estamos viendo a través de la inteligencia naval de donde vienen estas plataformas porque muchas veces están ocultas.

«Incluso en Estados Unidos se puede comprar a través de alguna pagina de internet ese tipo de equipamiento y decirlo: nos ha pasado dentro de la institución, hemos detectado elementos que sacan, sobre todo, uniformes y los venden a la delincuencia organizada, pero afortunadamente contrainteligencia los ha detectado y los hemos dado de baja porque meterlos a la cárcel es muy difícil, pero de la institución se van, si quieren delinquir que lo hagan afuera», afirmó.

Chalecos adquiridos por internet tienen placas hechizas: Sedena

El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, indicó que se han decomisado una gran cantidad de chalecos antibalas utilizados por la delincuencia organizada, principalmente en estados como Sinaloa, Michoacán, Tamaulipas y Jalisco.

Detalló que tras los decomisos, se detectó que los chalecos adquiridos por el crimen organizado están hechos con placas hechizas, por lo que no cuentan con las características necesarias para dar una protección eficiente ante el impacto de una bala.

Mencionó que sí hay un mercado para adquirir las placas balísticas que se usa en los chalecos de las fuerzas armadas; sin embargo, éstas también tienen una fecha de caducidad, por lo que los delincuentes corren el riesgo de quedar desprotegidos.

«Estos chalecos deben tener especificaciones muy características para que puedan salvaguardar la vida del personal, lo que hemos encontrado no corresponde a esas características o placas que ya están caducas o el material con que esta hecho esta placa tiene su tiempo de caducidad al llegar a ese tiempo es vulnerable la persona que las usa porque no tiene el material la resistencia suficiente para detener un impacto.

«Sí existe, pero no de las mismas características que poseemos tanto la Secretaría de la Defensa, como la Secretaría de Marina. Hay lugares en donde se ve más el empleo de este equipamiento por parte de la delincuencia, mencionaría Sinaloa, Tamaulipas, Michoacán, Jalisco son donde más hemos ubicado que traen este equipo, pero repito no son de las características que deben tener o como cité ‘hechizas’, realizadas con cualquier material ellos consideran que los pueden proteger, pero en la realidad con las pruebas hechas no les generan ninguna condición de seguridad», explicó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que anteriormente se presentó una iniciativa «para tener más control en la venta de armas y equipos militares, equipos bélicos», lo cual consideró «un tema que está en debate en estos tiempos».

Una investigación de Milenio reveló que hasta la fecha autoridades federales como la Sedena y la Semar, así como algunas fiscalías de los estados fronterizos por donde ingresa este equipo táctico y armas, reportan que desde el 1 de diciembre del 2018 a la fecha han decomisado 4 mil 87 chalecos antibalas. 

En este mismo periodo, casi 600 integrantes de grupos criminales fueron detenidos en enfrentamientos con autoridades militares, lo que significa que dos terceras partes de los delincuentes arrestados habrían traído este tipo de equipamiento.

Por Milenio