El comisario de la policía de Tizapán el Alto,  José Antonio Languren Martínez, fue asesinado mientras el subdirector y un oficial de policía del mismo municipio fueron reportados como lesionados durante un enfrentamiento contra sujetos armados que transitaban a bordo de tres vehículos en ese municipio de la ribera sur del lago de Chapala, muy cerca de los límites con Michoacán.

Los hechos ocurrieron dentro del municipio de Tuxcueca, en la carretera que conduce hacia Tizapán, y al parecer se trató de una emboscada según reportes extraoficiales.

La fiscalía informó que los sujetos armados iban en una camioneta Ram en color blanca; otra en color negro así como una Toyota Hilux, los tres vehículos con códigos luminosos.

Personal ministerial y agentes investigadores fueron enviados al lugar para realizar el trabajo correspondiente como levantamiento de indicios, los cuales se integrarán a la carpeta de investigación.

Esa zona al sur del lago de Chapala y en las colindancias con Michoacán, ha sido escenario de múltiples enfrentamientos y se ha “calentado” desde que en febrero pasado, en San José de Gracia -municipio michoacano colindante con el jalisciense de Mazamitla- fueron asesinadas 17 personas en una ejecución entre grupos delincuenciales ambos ligados al cártel Jalisco Nueva Generación que se disputan el trasiego de drogas en la región.

La presencia policial, militar y de la Guardia Nacional tras esos acontecimientos, recrudeció la violencia tras capturas de presuntos delincuentes, decomisos de armas y vehículos que han ocurrido desde entonces en Mazamitla y municipios aledaños como Tizapán.

Fuente: La Jornada