Las y los mexicanos enfrentamos la más alta inflación de las últimas décadas, afectando gravemente la economía familiar, con el incremento acelerado de los precios en alimentos, bienes y servicios, provocando que a la gente ya no le alcance para nada, afirmó el dirigente Nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza.

Destacó que los recursos que reciben las familias pobres a través de los programas sociales, especialmente a los Adultos Mayores, ya no les alcanza ni para las medicinas, debido a que el gobierno morenista les quitó el Seguro Popular, por lo que, en lugar de comprar alimentos y productos básicos, tienen que gastarse sus escasos ingresos en medicamentos.

Para mitigar los efectos de la alta inflación en la economía y la precarización del salario de los trabajadores, el dirigente panista propuso al gobierno federal crear un plan emergente para reactivar la economía, enfocado en la producción de alimentos de la canasta básica y al mismo tiempo se generen empleos productivos, que provoquen la oferta de productos alimenticios, que controlen los precios y así realmente ayudar en la economía familiar; además de la necesidad de que el gobierno genere confianza en la aplicación de la ley para atraer inversiones.

“Es evidente que las medidas tomadas por el gobierno han sido completamente insuficientes para controlar la peor escalada de precios en las últimas décadas.

Debido a que le quitaron a la gente el Seguro Popular, el apoyo que reciben por ejemplo los Adultos Mayores de los programas sociales ya no les alcanza ni para las medicinas, porque cada día lo poco que reciben ya no es suficiente ni para lo básico.

Por eso es necesario crear un plan emergente para activar la producción de alimentos de la canasta básica y al mismo tiempo se generen empleos productivos, que provoquen la oferta de productos alimenticios, que controlen los precios y así realmente ayudar en la economía familiar”, propuso.

La falta de políticas públicas adecuadas en México para la inversión productiva, hacen imposible una efectiva reducción de la inflación.

La política monetaria del Banco de México, no es suficiente añadió, debe haber políticas públicas que provoquen incrementar la producción de productos alimenticios para controlar la inflación, porque los aumentos a las tasas de interés han sido totalmente insuficientes.

El líder panista insistió que la inflación castiga y pega más a la gente pobre, lo cual propicia mayor pobreza y desigualdad. Más aún, cuando aumenta el desempleo y los salarios existentes son de alta precariedad.

“El gobierno de López Obrador es un total fracaso, porque no puede con la inflación, ni reactivar la economía, tampoco ha podido con la inseguridad, destrozó el sistema de salud y no hay medicinas. Por eso podemos afirmar con absoluta responsabilidad: que con morena y López Obrador estamos peor en todas las materias”, sostuvo.

El gobierno morenista, concluyó, debe dedicar todo su esfuerzo a reactivar al sector productivo, asignando presupuesto público y generando certidumbre a la inversión, comenzando por respetar el Estado de derecho, para que la economía pueda crecer, en lugar de lanzar distractores mediáticos todos los días, para criticar a quienes pensamos diferente o a promover ilegalmente a sus “corcholatas” presidenciales.