El presidente Andrés Manuel López Obrador acusó a sus opositores de abonar la defensa de la selva y ahora apuntar a la de los vestigios en los sitios arqueológicos como una nueva estrategia para detener la construcción del Tren Maya.

“Ya iniciaron, todos nuestros opositores, ahora, una nueva lanzada, ya no es la destrucción de la selva, ahora es la destrucción de sitios arqueológicos”, acusó durante su conferencia de prensa de este martes.

El mandatario mexicano aseguró que esta estrategia es similar a la usada cuando él fue jefe de Gobierno y construyó el segundo piso en Periférico. 

“Claro que hay interés político, quieren frenar la obra del Tren Maya como querían frenar el segundo piso del Periférico cuando era jefe de Gobierno”, añadió.

El tabasqueño señaló que los opositores al proyecto del Tren Maya buscan con la estrategia de los vestigios arqueológicos que pase el tiempo para que quede inconcluso.

“Los opositores quieren que se nos pase el tiempo, nada más se les olvida que somos muy perseverantes, como tercos”, añadió.