Luego de que se diera a conocer que tres personas, entre ellas dos sacerdotes jesuitas, fueron asesinados al interior de una iglesia, en Cerocahui, Chihuahua, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que los hechos serán investigados.

«La información que tenemos hasta ahora es que entraron a la iglesia persiguiendo a una persona. Lo asesinaron, salieron los sacerdotes y al parecer también ellos fueron asesinados», informó el tabasqueño.

En conferencia de prensa, el mandatario federal detalló que el lugar del ataque corresponde a una zona con presencia de delincuencia organizada, en la que ya se tienen identificados a los posibles responsables.

«Es una zona de bastante presencia de la delincuencia organizada. Parece que se tiene ya información sobre los posibles responsables de estos crímenes», indicó.

Dos de las víctimas fueron identificados como Javier Campos y Joaquín Mora, sacerdotes jesuitas en Cerocahui,Chihuahua.

Tras el ataque, la comunidad de jesuitas en México exigió justicia, protección y la recuperación de los cuerpos que fueron sustraídos del templo por personas armadas.