El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) brinda una oportunidad a menores con trastornos del crecimiento a través de la especialidad de Endocrinología Pediátrica, y cuenta con una Clínica de Crecimiento en el Hospital General “Dr. Gaudencio González Garza” del Centro Médico Nacional La Raza.

En el marco del Día del Endocrinólogo, que se conmemora esta 24 de julio, la doctora Mayra Cristina Torres Castañeda, médica endocrinóloga pediatra adscrita a esta Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), explicó que esta Clínica es pionera en el uso de hormona del crecimiento- somatropina biosintética-, con lo cual los menores bajo tratamiento han logrado recuperar estatura entre 8 y 12 centímetros durante el primer año.

“En promedio las y los niños crecen entre cinco o seis centímetros anuales en términos normales y sin patologías. En el caso de nuestros pacientes hemos visto una ganancia en altura de hasta el doble”, aseguró.

La especialista del IMSS explicó que la Clínica está enfocada a la atención de pacientes pediátricos con déficit en la hormona de crecimiento y con Síndrome de Turner, el cual es un trastorno genético que afecta el desarrollo de las niñas.

Agregó que este sitio del Hospital General de La Raza es referente en el uso de la hormona del crecimiento a nivel internacional y se ha visto reflejado en resultados satisfactorios para los pacientes.

La doctora Mayra Cristina Torres Castañeda refirió que con la aplicación del fármaco se busca sustituir la función que el cuerpo haría por sí mismo de manera rutinaria, y consiste principalmente en la aplicación diaria de inyecciones subcutáneas por las noches.

Expuso que algunos pacientes llevan un control hasta la mayoría de edad, ya que es en este punto cuando su ciclo de crecimiento se cierra; sin embargo, hay quienes requieren una nueva valoración para saber si deben de continuar o suspender su uso.

Dijo que para el diagnóstico de este padecimiento se toman mediciones corporales a fin de precisar la curva y velocidad de desarrollo, se hacen estudios específicos que determinan la producción de hormona de crecimiento, se realiza una resonancia magnética de cráneo para valorar la hipófisis, asegurarse que no haya alguna contraindicación y saber que el uso del medicamento será completamente seguro.

“Me parece muy importante hacer del conocimiento de la población la existencia de esta especialidad, la Endocrinología Pediátrica es reciente y aún queda mucho por publicar y dar a conocer”, concluyó la doctora Torres Castañeda.

Una de las pacientes atendidas es Ximena, de 12 años originaria de Tula, Hidalgo, que nació con talla baja y tras un diagnóstico oportuno se le administró tratamiento de manera progresiva y ha presentado un buen avance en su estatura.

“Para mí es una gran alegría darme cuenta del progreso que ha tenido mi niña y veo que vale la pena. La atención que hemos recibido en este hospital es muy buena y estoy muy agradecida con el personal, porque siento que mi hija está avanzando mucho”, comentó María, mamá de Ximena.

El servicio de Endocrinología Pediátrica atiende niñas y niños que requieren de tratamiento sustitutivo para diferentes afectaciones, ya sea a nivel tiroideo, pancreático o hipofisario. De igual manera, se encargan de enfermedades como Diabetes Mellitus tipo I y II, talla baja, talla alta, Hipotiroidismo, Hipertiroidismo, entre otros.