El gobierno federal emprendió la campaña “Mi patrimonio no se vende” para recuperar piezas arqueológicas que fueron robadas del país y con la cual se han podido recuperar 8 mil 970 hasta la fecha, informó el canciller Marcelo Ebrard, quien destacó que “está dando resultados lo que se está haciendo”.

El funcionario detalló que la estrategia se basa en tres ejes: entrega voluntaria, decomisos y la cancelación de subastas importantes como la que se realizaría en Nueva York en la que se pretendía poner a la venta 16 manuscritos robados del Archivo General de la Nación entre 2014 y 2017.

Destacó la restitución que se hizo de 2 mil 522 piezas arqueológicas que estaban en poder de una familia en Barcelona y con la que la cónsul Claudia Pavlovich logró alcanzar un acuerdo.