La Comisión Federal de Electricidad (CFE) presentó los estados financieros correspondientes al segundo trimestre de 2022, período en el que, a pesar de la elevada volatilidad en los precios de los combustibles derivado de la guerra entre Rusia y Ucrania, la Empresa Productiva del Estado (EPE) muestra una sólida capacidad de generar resultados operativos y financieros positivos para cubrir sus obligaciones asociadas a la prestación del servicio público de energía eléctrica al país.

Cabe resaltar que al término del segundo trimestre del 2022 se generó un EBITDA de 46,107 millones de pesos (mdp), superior en 12.9% respecto al mismo periodo de 2021, lo cual refleja la fortaleza operativa de la CFE para cumplir con su compromiso de abastecer de energía eléctrica a todos los usuarios de México.

Los ingresos acumulados de la CFE al cierre del segundo trimestre de 2022 ascienden a 297,665 mdp que, en comparación con el segundo trimestre de 2021, representan un aumento del 4.1%, equivalente a 11,703 mdp, como resultado, principalmente, del incremento por venta de energía en los sectores industrial, doméstico y comercial.

Al segundo trimestre de 2022, los costos de operación de la CFE sumaron 288,072 mdp, lo que significa un incremento de 8,900 mdp (equivalente al 3.2%) en comparación con el mismo periodo del año anterior. Dicho incremento se explica, en gran medida, por los mayores precios de los combustibles en los mercados internacionales derivado del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, así como a las sanciones impuestas por los países de la Unión Europea y de Norteamérica hacia las exportaciones de insumos energéticos de la economía rusa, principalmente. 

El Resultado de Operación registrado al cierre de junio de 2022 es de 9,593 mdp, cifra superior en 41.3% respecto a la registrada en el mismo periodo del año anterior, que fue de 6,790 mdp. Dicho resultado refleja la capacidad de la EPE de generar los ingresos suficientes para cubrir sus costos de operación, en un contexto internacional de elevados precios de los combustibles y mayores tasas de inflación de bienes y servicios requeridos por la CFE.

Es importante destacar que los costos de financiamiento se redujeron en 58.3% respecto al mismo periodo de 2021, al pasar de 16,067 mdp al cierre de junio de 2021 a 6,699 mdp en el mismo periodo de 2022, derivado de un menor pago de intereses y de una mayor utilidad cambiaria, como consecuencia de una apreciación del tipo de cambio registrada en el primer semestre de 2022 de 2.91% (al pasar de 20.58 al cierre de 2021 a 19.98 al cierre de junio de 2022). Dichos resultados reflejan el adecuado manejo de pasivos financieros de parte de CFE en un contexto de elevada volatilidad y mayores tasas de interés en los mercados financieros.

Al incorporar la carga fiscal de la CFE, se tiene un Resultado Neto negativo de 48 mdp, lo que representa una disminución respecto a la pérdida registrada en el mismo periodo de 2021 de 14,076 mdp. De esta forma, la CFE ha logrado revertir, casi en su totalidad, las pérdidas observadas en el mismo periodo del año anterior, lo cual refleja un mejor desempeño de la EPE en sus resultados globales en lo que va de 2022 respecto a 2021.

Con relación al Estado de Situación Financiera, el valor total de los activos de la CFE al cierre del segundo trimestre de 2022 registró un crecimiento de 2.9% respecto al cierre de 2021, al ubicarse en 2,331,278 mdp, lo que representa un incremento de 64,391 mdp respecto al cierre del año anterior. Con ello, la CFE se mantiene como la empresa mexicana no financiera con el mayor valor de activos.

Por otro lado, los pasivos totales se incrementaron en 54,404 mdp con relación a lo registrado al cierre de 2021. Asimismo, el Patrimonio de la CFE se elevó en 1.5%, equivalente a 10,527 mdp con relación al 31 de diciembre del año anterior, generado principalmente, por los Resultados Integrales del ejercicio.

Es importante destacar que el saldo de la deuda total de la CFE del segundo trimestre de 2022 es menor en 1.1% respecto al nivel observado al cierre de marzo de 2022, lo que representa un desendeudamiento de 4,786 mdp.

Los resultados financieros registrados al primer semestre de 2022 muestran la sólida capacidad operativa y la resiliencia financiera de la empresa para enfrentar fenómenos extremos del entorno internacional, como son los efectos de la pandemia del virus SARS-CoV2, la tormenta polar ártica de febrero de 2021 ocurrida en Texas, la guerra entre Rusia y Ucrania y la elevada volatilidad de las variables macroeconómicas y de los mercados financieros.

Ante este entorno adverso, la CFE reafirma su compromiso social de brindar el servicio de energía eléctrica bajo criterios de eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad, para contribuir a proteger el poder adquisitivo de las familias de México.