La emergencia por escasez de agua en Monterrey, Nuevo León, podría prolongarse hasta finales del 2023, pues las lluvias que se esperan este agosto y septiembre apenas empezarían a llenar las presas, advirtió Germán Martínez Santoyo, director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En una entrevista con el diario El País, el funcionario explicó que obras como la nueva presa Libertad y el segundo acueducto a El Cuchillo (cuya construcción podría ascender hasta los 15 mil 750 mdp), permitirán ampliar la captación de agua superficial.

Sin embargo, éstas estarán en operación hasta diciembre del año entrante.

Martínez explicó que las lluvias de agosto y septiembre “empezarían a llenar las presas, pero no se van a llenar todas este año”.

Mientras tanto, el Gobierno del Estado, que encabeza Samuel García, refuerza los trabajos de inspección y limpieza que se realizan en los ríos El Camacho y El Pablillo, los cuales desembocan en la presa Cerro Prieto.

«Esos dos ríos estaban invadidos de pozos ilegales, invadidos de ranchos, de plagas y obviamente pues muy manipulados… al dejarlos limpios y listos, vamos a dejarlos preparados para cuando llegue lluvia”, explicó el Gobernador, quien ayer domingo encabezó una jornada de supervisión de los trabajos.

Para hacer frente a esta crisis, según José Luis Luege Tamargo, extitular de la Conagua, explicó en una entrevista con ABC Noticias, que lo más urgente es establecer una agenda de trabajo a largo plazo enfocada en el intercambio total de agua tratada para agua de riego y para servicios urbanos y para uso industrial.

Analizan opciones

La semana pasada, García explicó que el Gobierno del Estado analiza todas las opciones posibles para abastecer de agua a la población, incluso, “la fuente inagotable” del agua de mar.

“No vamos a descargar ningún proyecto, se analizará el tema del Pánuco, de El Pajonal, de la presa Vicente Guerrero y vamos a analizar todas las posibles fuentes, incluyendo para mí, la que será la del futuro: la fuente inagotable de la desalinización del agua y aquí a cientos de kilómetros poder traer de la laguna madre de Matamoros, agua potable a la ciudad de Monterrey”, dijo.

Además, detalló que se propondrán soluciones que resuelvan diversas áreas que involucran el uso del agua.

“No son acciones aisladas, como todo en Gobierno tiene que ser holístico e integral, si vamos a meter tecnología, de una vez estudiar los nuevos sistemas de riego del sector agrícola, si traemos agua de otros lados del mar, del Pánuco, vamos a explotar y generar otros polos de desarrollo económicos e industriales.

“Por ejemplo en el norte, en la región oriente, Cerralvo, China, Bravo; en la región de Linares y también con la Carretera Interserrana en la región sur de Nuevo León, eso y más hará el Gobierno de Nuevo León”, indicó.

Incluso, el jueves pasado, el secretario de Medio Ambiente estatal, Alfonso Martínez, acudió a la planta desalinizadora de Carlsbad, California, donde conoció el proceso para generar agua potable.

Con información de ABC