Al parecer el Santo Niño de Atocha anda distraído en otros asuntos, pues hasta el momento no le ha cumplido al senador y fiel devoto de esa imagen, Ricardo Monreal Ávila en materia de seguridad.

A invitación del embajador de los Estados Unidos en México, Ken Salazar, el senador Monreal aceptó acompañar al diplomático a recorrer algunos puntos históricos y turísticos de la ciudad de Zacatecas, siempre y cuando iniciaran en Plateros, en donde el legislador nació, pero sobre todo visitar la Iglesia del Santo Niño de Atocha, quien según el legislador le ha cumplido algunas peticiones.

Al encuentro, que tuvo como finalidad enriquecer la relación cultural y turística de la entidad con ese país y encontrar soluciones para los problemas de seguridad, se sumaron sus hermanos David y Saúl Monreal Ávila, gobernador del estado y presidente municipal de Fresnillo, respectivamente.

“Me invitó a acompañarlo. Decidí hacerlo si visitábamos Plateros, donde nací y se venera al Santo Niño de Atocha. Fuimos con el gobernador, David Monreal Ávila, el presidente municipal, Saúl Monreal Ávila y mi hija Caty Monreal: ¡Viva Zacatecas!”, escribió el legislador en su cuenta de Twitter.

Zacatecas, agregó el líder de Morena en la Cámara alta, es un estado prioritario en el marco del Entendimiento Bicentenario, por lo que “estamos apoyando centros penitenciarios, laboratorios forenses y programas de Estado de derecho en el estado, con respeto por la soberanía de México, para ayudar a reducir la violencia y fomentar la prosperidad”.

Saúl Monreal, en tanto, agradeció la visita del embajador de Estados Unidos en México a Fresnillo, Zacatecas, “es un hecho histórico, por lo que es un doble gusto el recibirlo”.

Monreal Ávila dio cuenta de su visita al santuario del Santo de su devolución: “El Santo Niño de Atocha”, del que tanto menciona en sus mensajes, diálogos políticos e incluso en sus discursos.

David Monreal explicó que ésta es la primera visita del embajador a Zacatecas: “Que sea por el bien de los pueblos que representamos, para enriquecer la relación cultural, turística y el hermanamiento de nuestras naciones”.

Ken Salazar, por su parte, escribió: “Estoy en Zacatecas porque nos une el deseo de lograr la seguridad del pueblo”; además, se reunió con legisladores, alcaldes y el sector privado, “porque nuestra seguridad compartida va de la mano del trabajo coordinado con todos los sectores a nivel estatal”.

En la comitiva se puede apreciar a las personas mencionadas y algunas más; por cierto, el embajador Ken Salazar lleva puesto su característico sombrero, pero al momento de presentar sus respetos al “Santo Niño de Atocha”, respetuosamente se lo quita y reverencia al Santo Patrono de los Zacatecanos.