Para evitar riesgos como el ataque de sicarios del grupo delictivo La Línea de Chihuahua, agentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública protegieron a las cuadrillas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que acudieron este jueves y viernes a los pueblos de la sierra en Sonora, para reparar las fallas, o el posible sabotaje, que ha generado que decenas de pueblos en la región se queden sin suministro de energía eléctrica y agua potable.

A través de redes sociales, la Secretaría de Seguridad Pública en Sonora informó del operativo montado para resguardar a los linieros y técnicos que a pesar de la tragedia, accedieron a reparar la falla que ha estado afectando a cientos de familias en la sierra.

“Elementos de la Policía Estatal apoyan con acompañamiento a personal de la CFE para que los traslados a sus puntos de trabajo sean más seguro. #PESPSonora #SSPSonoraContigo”, informó la Secretaría de Seguridad a través de la cuenta @SonoraSeguridad.

Fue al amanecer del martes en la carretera Federal Hermosillo – Yecora, tramo Ónavas a San Antonio de la Huerta, en el Puente Tonichi, donde sicarios fuertemente armados dispararon contra dos camionetas, una de Ures y otra de Hermosillo, que conformaron una cuadrilla de cuatro técnicos de la CFE, que estaban reparando una falla en el suministro de energía eléctrica que tiene varias semanas afectando a los pueblos de la sierra debido a las intensas lluvias.

El grupo delictivo de la La Línea es el mismo que perpetró, la masacre de las familias mormonas Langford, Miller y Johnson, conocido como el caso LeBarón, que dejó a tres mujeres muertas y seis bebés, además de otros siete heridos de gravedad, cuando los sicarios atacaron desde colinas con rifles de asalto las camionetas repletas de familias en la sierra entre Sonora y Chihuahua.

Francisco Sergio Méndez, delegado de la FGR en Sonora, explicó cuál fue la dinámica del ataque armado.

“Uno de los ocupantes de paro para ir al baño, fue cuando notaron desde la parte alta de los cerros se ven destellos de luz, e identifican que son disparos de armas de fuego, por lo que el conductor del vehículo que circulaba en la parte posterior dio vuelta en U y tomo camino de terracería con el fin de protegerse, ahí se da cuenta que su compañero esta lesionado y opta por descender del vehículo y se interna en El Monte”, explicó el delgado.

La otra unidad de la CFE explotó por los disparos, ahí también murió uno de los abordantes y el otro alcanzó a escapar también hacia El Monte, hasta que los sobrevivientes vieron el operativo de los tres niveles de gobierno y salieron para pedir auxilio de las autoridades.

El gobernador de Sonora, Alfonso Durazo Montaño aseguró que el crimen no quedará impune y los responsables deberán de responder ante la justicia.

Mientras que el Presidente López Obrador en su conferencia de prensa, reveló que una línea de investigación es que la falla en el suministro de energía fue un sabotaje del grupo criminal antagónico y que el ataque a los empleados de CFE fue porque intentaban reparar el problema.

Hasta el momento no hay sospechosos detenidos por este crimen.

Con información de Excélsior