El presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que su gobierno no rescata a empresas privadas en quiebra, no solicitará endeudamiento y no condonará impuestos.

Desde Jalisco, el titular del Ejecutivo reiteró que su gobierno no ha recurrido a las estrategias en ese sentido que tomaban sus antecesores.

Relató que durante los primeros años de su gobierno los empresarios más importantes del país se acercaron a él para solicitarle rescate de empresas, a lo cual se negó.

Posteriormente le pidieron solicitar deuda para financiar a empresas. También se negó.

«Cuando me fueron a plantear eso les dije: ‘no, eso ya no es así’. Me fueron a plantear también que pidiéramos deuda y les dije: ‘no, ya no vamos a seguir endeudando al país’. Y me pidieron también que declarara una moratoria de pago de impuestos y no, al contrario, lo que voy a enviar es una reforma a la Constitución para que ya no haya condonación de impuestos», relató López Obrador.

Dijo que la deuda externa solicitada por el gobierno de México para solventar el rescate de empresas durante los sexenios de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo aún se deben destinar un billón de pesos del erario.

«¿Cuánto costó ese rescate de los de arriba? Un billón de pesos. ¿Cuánto se ha pagado de intereses hasta ahora? Otro billón ¿Y cuánto se sigue debiendo de esa deuda? Un billón», reiteró.

El presidente recibió el Plan de Justicia para el pueblo Wixarika y se comprometió a iniciar las acciones ahí planteadas y regresar a evaluar los avances en febrero.

Con información de Excélsior