Tal parece que los días de sequía que provocaron una importante crisis hídrica en Nuevo León, quedaron en el pasado, pues las lluvias y los escurrimientos registrados en la región ha dejado importantes volúmenes de agua en las presas del estado.

Tan solo en la presa La Boca, se espera que en las próximas horas alcance con el 80 por ciento de su capacidad total, ya que se encuentra al 79.2 por ciento, mientras que Cerro Prieto reporta un 14.2 por ciento y la presa el cuchillo mantiene un 66.5 por ciento.

El pasado 10 de septiembre se informó sobre la reactivación para la extracción de agua desde Cerro Prieto, la cual brindará mil 200 litros por segundo anunció el gobernador, Samuel García.

En tanto, a través de sus redes sociales el mandatario precisó que, al monitorear el estado climatológico del centro de huracanes se prevén más lluvias en la entidad.

La recuperación de las presas en Nuevo León también ha significado la reactivación de la actividad económica de cientos de comerciantes, quienes se han visto beneficiados por la presencia de visitantes a restaurantes y embarcaciones.

Los prestadores de servicios, llamaron a la población a cuidar el agua antes la crisis hídrica que azotó a la entidad en meses pasados.