El Gobierno de la Ciudad de México informó que, en conjunto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), preparan una denuncia contra la alcaldía Cuauhtémoc o quienes resulten responsables debido a la presunta intervención sin autorizaciones del Mercado 2 de Abril.

El inmueble fue inaugurado en 1902 y es parte del tradicional Barrio de Santa María la Redonda, por lo que se encuentra dentro del Perímetro A del Centro Histórico, zona de monumentos históricos y se trata de un inmueble afecto al patrimonio cultural urbano de valor artístico.

Un reporte vecinal informó a las autoridades que, aparentemente, una empresa contratada por la alcaldía realizó obras en el inmueble, de acuerdo con una ficha informativa difundida la noche de este martes por la Autoridad del Centro Histórico (ACH).

“El Coordinador General de la Autoridad del Centro Histórico (ACH), José Manuel Oropeza Morales, en compañía del Fideicomiso Centro Histórico (FCH) acudió al lugar alrededor de las 17:00 horas para observar que seis trabajadores de una empresa, de la que no proporcionaron razón social, pero afirmaron que fueron contratados por la alcaldía Cuauhtémoc, colocaban plafones sobre una estructura metálica soportada en la estructura original del perímetro del mercado”, se indicó.

La ACH solicitó las autorizaciones del INAH, INBAL y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), sin embargo, no fueron presentadas.

Los funcionarios locales se comunicaron vía telefónica con INAH y Seduvi, dependencias que confirmaron que no había registro de permisos.

“Por lo que se les indicó a los trabajadores y al administrador del mercado que no podían continuar con los trabajos, cuyos avances en las fachadas norte y oriente presentan aplanados sobre el tabique de los muros en un 90%, también se observó que pintaron de color blanco sobre los murales que existían en el faldón y en la fachada poniente ya empezaba el borrado de los murales”, indicó la ACH.

Las diferentes dependencias iniciaron el proceso para suspender la obra y presentar las denuncias correspondientes.

“El INAH, INBAL y Seduvi ya iniciaron el proceso para suspender la obra, además se harán las denuncias correspondientes para deslindar responsabilidades, verificar la situación y la reparación de los daños. La ACH tiene la facultad de vigilar la conservación de inmuebles emblemáticos que forman parte de la memoria colectiva y constituyen el rostro simbólico de la identidad nacional”, se indicó.

Con información de Excélsior