El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) validó el triunfo de la panista Teresa Jiménez como próxima gobernadora de Aguascalientes, al concluir que no se comprobó ninguno de los ilícitos electorales o irregularidades que Morena alegó, y con los que buscaba anular los resultados.

El magistrado presidente Reyes Rodríguez Mondragón presentó un proyecto aprobado por unanimidad, en el que descartó todas las irregularidades que Morena acusó, como rebase de tope de gastos de campaña, proselitismo indebido, intervención de la iglesia, campañas calumniosas y violencia generalizada que generó presión al electorado.

En este último caso, se acreditó que un grupo de brigadistas de Morena sufrieron actos de inseguridad, fueron robados, golpeados y amenazados antes de la violación, lo que no implicó una afectación al electorado.

Mientras que, en irregularidades el día de la elección, ante las acusaciones de diputada de Morena que dijo haber sufrido agresiones por parte de personas encapuchadas o que una persona golpeó a otra en una casilla, se determinó que se trataron de hechos aislados en cinco casillas de un total de mil 738.

Por lo que “las irregularidades consistentes en hechos violentos días previos y el día de la jornada electoral no resultaron de la magnitud suficiente que permitan concluir que provocaron una coacción indebida al sufragio, derivado de un contexto de violencia generalizada en todo el Estado”.

“Los cinco hechos de violencia que se dieron el día de la elección resultaron insuficientes para demostrar que ese contexto de violencia se actualizó de manera generalizada en todo el estado de Aguascalientes y, a su vez, que los mismos resultaron de la entidad suficiente para poder concluir que se puso en riesgo la emisión del sufragio de manera libre por parte del electorado y en virtud de ello procediera la nulidad de toda la elección”, señalaron.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación también descartó proselitismo indebido de Teresa Jiménez en universidades privadas o intervención de la iglesia.

También negaron que existiera rebase de tope de gastos de campaña, pues el Consejo General del Instituto Nacional Electoral determinó que no existió, ya que del límite de 23 millones 251 mil 992.13 pesos, la coalición encabezada por el PAN gastó 19 millones 720 mil 40.54 pesos.

Por lo que en conjunto, determinaron que no existieron irregularidades graves, sistemáticas y plenamente acreditadas como para anular el proceso, con lo que este triunfo en Aguascalientes se trata de la primera gubernatura en la que no se acreditaron violaciones graves.

En otra sentencia sobre la elección en Aguascalientes, el Tribunal Electora revocó la sentencia en contra de El Soberano por violencia política de género en contra de la gobernadora electa, por hacer mención a una presunta relación sentimental con actos políticos.

En el proyecto de la magistrada Mónica Soto, concluyeron que “no se configura la violencia alegada, ya que se ampara en el ejercicio de la libertad de expresión, puesto que en una contienda electoral, donde resulta relevante su trayectoria política, afiliaciones políticas y relaciones políticas de quienes pretenden ocupar un cargo y ganar la confianza de la ciudadanía”.

Respecto este último punto, la magistrada Mónica Soto no estuvo de acuerdo, pues consideró que sí existe violencia política de género y fomentan estereotipos en contra de las mujeres que se atreven a participar en la política. Sin embargo, por mayoría de votos, se revocó la sentencia.

Fuente: Milenio