El ataque esta mañana a un convoy de menores que iban a vacunarse en Texas dejó un policía muerto y un presunto delincuente detenido en Nuevo León.

En un comunicado, se informó que el policía Javier Francisco Medina Huerta, de 27 años, fue herido en una de sus piernas, pero falleció luego de ser intervenido quirúrgicamente en un hospital.

«Lamentamos el fallecimiento de nuestro compañero policía de Fuerza Civil en el cumplimiento de su deber, que descanse en paz», se lee.

Asimismo, se indicó que un presunto delincuente fue detenido por su probable participación en los hechos, así como el aseguramiento de un arma.

Elementos del Ejército Mexicano y Guardia Nacional se sumaron con apoyo en el área del ataque.

Fuente: 24 horas