El sismo magnitud 7.7 ocurrido la tarde de este lunes 19 de septiembre activó la alerta por un posible tsunami en las costas del Pacífico mexicano.

Alrededor de las 15:54 horas, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó sobre un “levantamiento en el nivel del mar” registrado en Manzanillo, Colima.

De acuerdo con el reporte de la UNAM, la amplitud máxima que se registro fue superior a un metro: de 124 centímetros.

“Las estaciones de monitoreo en la región cercana al #Sismo en el Pacífico mexicano registraron un levantamiento del nivel del mar. La estación de Manzanillo detectó una amplitud máxima de 124 centímetros”, informó la UNAM a través de su perfil en Twitter.

Pese a las variaciones de oleaje, se ha descartado hasta ahora la formación de un tsunami. Protección Civil de Colima informó que no hay posibilidades de que este evento se presente, “aunque se esperan variaciones en el oleaje, reiteramos evitar acercarte a las playas”, escribió en sus redes sociales.

Según información del gobierno mexicano, un terremoto es la gran causa de los tsunamis. Para que un terremoto origine un tsunami, el fondo marino debe ser movido abruptamente en sentido vertical, de modo que el océano es impulsado fuera de su equilibrio normal.

Cuando esta inmensa masa de agua trata de recuperar su equilibrio, se generan las olas. El tamaño del tsunami estará determinado por la magnitud de la deformación vertical del fondo marino. No todos los terremotos generan tsunamis, sino sólo aquellos de magnitud considerable, que ocurren bajo el lecho marino y que son capaces de deformarlo.

Al medio día de este 19 de septiembre, se registró un sismo de magnitud 7.7 con epicentro en Coalcomán, Michoacán. El temblor fue perceptible en la Ciudad de México y en varios estados.

Hasta el momento, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador sólo ha reportado un muerto por el colapso de una estructura en Manzanillo, Colima.

Fuente: El Financiero