El secretario de Gobierno, Martí Batres, señaló que lo sucedido este jueves fue una agresión directa en contra de los policías que se encontraban al exterior de la Fiscalía General de la República durante las protestas por el caso Ayotzinapa.

«No se trató de un enfrentamiento, en un enfrentamiento son dos fuerzas las que se confrontan, no fue esto lo que sucedió, sino que hubo violencia por parte de un grupo muy pequeño, muy localizado que se lanzó en contra de los policías, no fueron actos de violencia del conjunto de los manifestantes, de los 600 manifestantes, ya se había ido la gran mayoría de ellos cuando ocurrieron estos hechos”, señaló Martí Batres, secretario de Gobierno de la CDMX.

Por otra parte Batres Guadarrama exhortó a quienes este viernes se manifestarán en el Campo Militar número 1 a hacerlo de forma pacífica y evitar la confrontación.

La instrucción que se ha dado a la Policía capitalina es no caer en provocaciones; por supuesto, de ninguna manera reprimir. En la Ciudad de México hay libertad de manifestación, se respeta la libertad de manifestación, el lugar pues en el que más se respeta la libertad de manifestación, precisamente es la Ciudad de México, es donde más se ejerce este derecho de manifestación y hacemos un llamado a que la movilización sea pacífica, señalamos que no debe haber actos de violencia, esto desprestigia a los propios movimientos”, explicó Batres.

El funcionario capitalino también informó que el próximo lunes habrá un acompañamiento de las autoridades capitalinas durante la marcha por el octavo aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

«Reiteramos nuestro llamado a que no haya violencia, que la movilización sea pacífica, a que todas las movilizaciones sean pacíficas y que, en la Ciudad de México, reitero, se respeta, señalamos que se respeta el derecho de manifestación, pero al mismo tiempo rechazamos estos actos de pequeños grupos que buscan afectar las movilizaciones y que generan o realizan actos de violencia”.

Finalmente se indicó que en las próximas horas se reunirán con los padres de Ayotzinapa para definir el protocolo de seguridad para la movilización de lunes.

Además se indicó que ese día habrá vigilancia para salvaguardar la integridad de transeúntes y automovilistas y en el caso de los negocios se cuidarán para evitar agresiones o saqueos.

Con información de Excélsior