Luego de la detención en Nuevo León de Alfredo Alemán Narváez, alias “Comandante Alemán”, quien era un objetivo criminal por ser uno de los principales generadores de violencia , sobre todo en la Zona Metropolitana de San Luis Potosí, autoridades potosinas se declararon en alerta máxima por una posible reacción de su grupo delincuencial.

“Nos mantenemos alertas ante una posible reacción que pudiera haber”, expresó el general Guzmán Ángel González Castillo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno estatal potosino.

Añadió que pese a que hasta el momento no se ha reportado ningún tipo de amenazas  y que hay la instrucción, por parte del gobernador José Ricardo Gallardo Cardona, de estrechar los operativos en las zonas limítrofes con la entidad neoleonesa.

En ese mismo sentido, con la captura del “Comandante Alemán”, el vocero de Seguridad del Gobierno del Estado, Miguel Gallegos Cepeda, señaló que “obliga al estado potosino a reforzar los límites y la frontera con el estado de Nuevo León”.

Recordó que al capo ya se le seguía la pista en San Luis Potosí, donde fueron detenidos varios de los integrantes de su célula criminal, incluso familiares.

Por su parte, el secretario General de Gobierno, J. Guadalupe Torres Sánchez destacó la colaboración entre ambos gobiernos para la detención de Alfredo Alemán Narváez y afirmó que, aunque la parte potosina no participó en el operativo policiaco militar, sí lo hizo con información de inteligencia para dar con su paradero.