Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA’s), como criaderos y zoológicos públicos y privados, están a punto de lograr la meta de brindar un nuevo hogar a los grandes felinos abandonados en la Fundación Black Jaguar – White Tiger propiedad de Eduardo Serio.

De los 177 ejemplares que habían el pasado 4 de julio, cuando la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), tomó el control de las instalaciones del Ajusco, ya sólo quedan 10 leones, que están a la espera de su traslado para recibir atención especializada.

Una de las últimas reubicaciones fue la de un león macho enviado al Zoofari ubicado en la comunidad de Teacalco, en el estado de Morelos.

Cabe recordar que Eduardo Serio es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR), por delitos contra la biodiversidad, tráfico ilegal de especies y lavado de dinero en la Fundación Black Jaguar – White Tiger.

Fuente: excelsior