La confrontación de Morena contra el INE continúa. Esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que el consejero presidente del órgano electoral, da pena ajena.

Lo anterior luego de que se difundiera una encuesta realizada por el INE, dónde se revela que 9 de cada 10 mexicanos apoyan la reforma electoral impulsada por Morena y el partido avisará al instituto de no difundirla.

De acuerdo al ejercicio, 93% de los encuestados está a favor de reducir el presupuesto público que se le otorga a los partidos políticos; el 87% de los mexicanos está de acuerdo en disminuir el número de legisladores plurinominales y el 74% coincide en destinar menos dinero al INE.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional el titular del ejecutivo invitó al órgano electoral a realizar una nueva encuesta, para confirmar lo que piensa la ciudadanía sobre la reforma electoral.

“Ayer se dio a conocer que guardaron una encuesta que ellos pagaron y no dieron a conocer los resultados. Como los resultados no les favorecían, ocultaron la información”, dijo.

“Ayer sale el presidente del INE, que da, la verdad, pena ajena, a decir que eso era hace dos meses, pero que ya las cosas han cambiado, porque no estaba en debate todavía el tema de la reforma electoral, que solo estaba enterado el 27 por ciento de los ciudadanos. Entonces, sería muy bueno hacer otra”, agregó.

Y es que tras darse a conocer la encuesta el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdoba aclaró mediante sus redes sociales que solo el 27% conocía el contenido de la reforma al momento de aplicar la encuesta, además aseguró que dicho ejercicio se encuentra en el portal de transparencia del instituto.

Por otra parte el tabasqueño precisó que la reforma electoral que se encuentra en discusión en el Congreso de la Unión no pretende desaparecer al Instituto Nacional Electoral (INE), sino que éste recupere su esencia democrática y no se encuentre en manos de los potentados. Incluso, indicó que está a favor de la existencia del órgano.

“No quiero la desaparición del INE, pues nadie desaparece, lo que se quiere es que el INE ya no esté en manos de la oligarquía, antodemocrática, corrupta, que a través de los partidos nombraba a los consejeros del INE, gente sin principios, sin vocación democrática y nombraba también a los magistrados del tribunal electoral”, detalló.