La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) defendió su recomendación 046/2022 respecto a la reforma electoral porque aborda el derecho humano a la democracia y negó que invada la esfera de competencia del Instituto Nacional Electoral (INE).

Además, alertó de los intentos de partidos políticos y de grupos parlamentarios para acallarla y desviar su trayectoria por lo que adelantó que se defenderá ante instancias nacionales e internacionales, “porque el asedio está llegando a límites que ponen en peligro la autonomía y la misión constitucional de esta Comisión, y es nuestro deber preservarla de la politiquería para que siga afirmándose y fortaleciendo como la defensoría del pueblo que estamos empeñados que sea”.

A través de un amplio comunicado, el organismo autónomo reconoció que la Constitución limita su actuación en asuntos electorales, pero sostuvo que la Recomendación no se inmiscuye en las funciones del INE ni pretende rectificar sus decisiones.

“Lo que pretende es incidir en una transformación del sistema democrático, para fortalecer sus instituciones”, estableció.

Enfatizó que su polémica recomendación emitida el domingo 30 de octubre no hace referencia a procesos electorales específicos, sino a temas de administración y política pública.

Expresó su extrañamiento al INE por resistirse a su transformación, “que él mismo recogió en una encuesta que ha tratado de esconder”.

Sin mencionar nombres, la CNDH expresó que lo expresado por algunos senadores tiene claros fines inhibitorios, y los señaló de tener un profundo desconocimiento de los derechos humanos, uno de los cuales es el derecho a la democracia.

Aseguró también que de ningún modo la Comisión Nacional se ha extralimitado en las facultades que las leyes le otorgan, mientras que los que contradicen la Recomendación 46/2022, sí mienten al sostener dicho argumento.

También se refiere, sin mencionarla por su nombre, a la senadora Kenia López Rabadán (PAN) presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara alta, de quien dijo, “nuestro extrañamiento, que en realidad ya no es tanto (…) porque una vez más recurre a la denostación a la CNDH para abonar a su agenda política personal, que nada tiene que ver con derechos humanos sino con su necesidad de posicionamiento para obtener una candidatura en 2024”.

“Simplemente no es moral ni es ético ni es legal, por lo que esperamos rectifique en atención al cargo y responsabilidad que ostenta”, pidió a la senadora.

En cuanto a los siete consejeros de la CNDH “que emitieron un comunicado descalificatorio, que es la repetición de las consabidas consignas de los partidos pero una contradicción de su propia actuación”, les recordó que en la sesión del 25 de abril de 2022 se analizó y discutió ampliamente el contenido de dicha Recomendación y que aprobaron por unanimidad en todos sus términos.

“¿No se percataron de lo que ellos mismos revisaron y aprobaron? ¿O alguien los hizo cambiar de opinión? Porque hay que decir, además, que antes del último comunicado, que tanta preocupación dicen les infunde y reprueban, se publicaron hasta dos comunicados respecto al contenido de la recomendación general, el primero el 7 de abril con motivo de la publicación del Informe Especial que dio sustento a la recomendación , y otro el 1 de mayo a raíz de su emisión, el cual contiene casi los mismos elementos del comunicado de domingo pasado”, reclamó la Comisión.

Por todo ello, continuó la CNDH, está preocupada por la interpretación de normas realizada tanto por legisladores como por algunos de los consejeros, “toda vez que si no es por ignorancia, lo que sería grave, tendría que ser con toda mala fe, lo que es peor, porque pone en grave riesgo institucional a esta Comisión”.

Fuente: 24 horas