La Secretaría de Economía informó el pasado domingo que la NOM 236 que regulaba la inspección físico mecánica se cancelaba a partir del 4 de noviembre, argumentando que podría afectar el ingreso de las familias mexicanas que utilizan sus vehículos como herramientas de trabajo.

La industria automotriz analiza la posibilidad de interponer un amparo contra la cancelación de la Norma Oficial Mexicana (NOM) 236 sobre condiciones físico mecánicas de los vehículos, pues argumenta que la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de echarla para atrás corresponde a visos políticos más que a cuestiones relacionadas con la regulación.

Guillermo Rosales, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) explicó que para poder cancelar una Norma Oficial Mexicana (NOM) -por parte del Gobierno federal-, “existe un procedimiento que se encuentra enmarcado dentro de la Ley General de la Infraestructura para la Calidad y el primer análisis realizado, en nuestra opinión, no se cumplió el procedimiento y por lo tanto, tenemos en estudio la factibilidad, desde el punto de vista jurídico, de presentar un amparo oponiéndonos a esta decisión”.

En conferencia de prensa virtual, refirió que la publicación de la NOM 236 fue hecha el pasado 3 de mayo del presente año, pero posteriormente se hicieron adecuaciones a la publicación para posponer la entrada en vigor hasta el primero de diciembre, y ahora ocurre su cancelación total. Este proceso se debe reponer, dijo, tanto la entrada en vigor de la norma y en consecuencia, la ruta de implementación.

La Secretaría de Economía informó el pasado domingo que la NOM 236 que regulaba la inspección físico mecánica se cancelaba a partir del 4 de noviembre, argumentando que podría afectar el ingreso de las familias mexicanas que utilizan sus vehículos como herramientas de trabajo.

Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) lamentó el hecho, al considerarlo como una contracción cuando se pretende tener autos más seguros .

“Estaremos viendo el camino a seguir para poder dar marcha atrás a la cancelación y que podamos tener una norma que nos permita asegurar que los autos que circulan en el país tengan los dispositivos de seguridad o estén en condiciones física y mecánicamente aceptables para que transiten por estos caminos”, expuso el representante del organismo que aglutina a las armadoras de autos en México.

Guillermo Rosales afirmó que con esta cancelación de la NOM “hay persistencia ante incremento de riesgos y mayor accidentes” en el país.

Insistió: “Es injustificada la argumentada que da el gobierno. No hay que más que seguir el hilo de las declaraciones públicas del presidente AMLO (López Obrador) oponiéndose a esta implementación, responde a consideraciones políticas del presidente”.

Fuente: El Economista