El presidente Andrés Manuel López Obrador recomendó que el feminicidio de la joven Ariadna Fernanda sea atraído por la Fiscalía General de la República (FGR). Esto luego de las irregularidades en que habría incurrido el fiscal de Morelos, Uriel Carmona Gándara, que fue acusado por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, de intentar encubrir el crimen.

Interrogado sobre el tema en la mañanera de este martes, el mandatario federal consideró que se trató de hechos “muy lamentables, muy dolorosos. Se está haciendo una investigación a fondo sobre este asunto, porque parece que se quiso desviar el móvil y la causa del asesinato”.

El titular del Ejecutivo subrayó que para este caso se debe dar una investigación de fondo, sin importar qué autoridad fue la que trató de cambiar el hecho o causa de la muerte de la joven. El caso, como muchos otros feminicidios, ha causado conmoción entre la sociedad.

Ayer, la jefa de Gobierno acusó que el fiscal Carmona Gándara estaría intentando encubrir al supuesto feminicida, pues el funcionario declaró que Ariadna Fernanda murió por congestión alcohólica, lo que se contradice con la necropsia realizada por la Fiscalía General de Justicia capitalina, a petición de la familia de la víctima, que arrojó que la causa fue traumatismo múltiple, lo que apuntaría a un feminicidio. Ante esto, ayer mismo Sheinbaum pidió que el caso sea atraído por la FGR.

— ¿Debe renunciar el fiscal? -se le preguntó al Presidente.

—No podemos adelantar nada, deben tenerse las pruebas. Lo que se supo ayer, nos enteramos temprano porque los lunes asiste la jefa de Gobierno a la reunión del gabinete de seguridad, y ella planteó el tema. Entonces se está haciendo investigación a fondo, porque eso no se puede permitir –respondió López Obrador.

El mandatario externó su apoyo tanto a Sheinbaum como al gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco

“El gobernador tiene nuestro apoyo. Pero independientemente, es un asunto de justicia, que tiene que ver con un asesinato, con la actuación de autoridades, y desde luego es una aberrante violación de derechos humanos. Un hecho horrendo”.

El presidente confirmó que la investigación de la fiscalía capitalina apunta a que la causa de la muerte de la joven se dio por otra causa distinta a la que dio a conocer el fiscal de Morelos.

“Mi recomendación es que el asunto lo atraiga la Fiscalía General, con un enfoque de derechos humanos, para que se resuelva esto lo más pronto posible”.

El jefe del Ejecutivo federal demandó que se aclare lo sucedido, sobre todo la versión que arrojaba que la causa de la muerte era debido a una congestión alcohólica y no a golpes, como reveló finalmente la necropsia realizada por la fiscalía capitalina a petición de la familia de la víctima; al igual que se debe investigar, dijo, por qué el fiscal de Morelos declaró lo que declaró. “Cuando hay una cosa así, por lo general no declara ninguna autoridad, pero si hubo la declaración, ¿por qué la prisa?”.

Fuente: La Jornada