Un gran coraje vivió el presidente Andrés Manuel López Obrador al enterarse que un funcionario de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) dio varias concesiones ya en este gobierno para uso y manejo del recurso a Grupo México en Cananea, Sonora.

Esto a pesar que el propio titular del Ejecutivo federal había comprometido que durante su administración no se otorgarían permisos relacionados con el vital líquido.

“Ayer hice un coraje de buen tamaño, porque otorgaron unas concesiones de agua, ya en el gobierno nuestro, en Conagua, en Cananea. Y no sólo eso, el que dio la concesión se fue a trabajar a la empresa a la que le otorgó la concesión”, relevó esta mañana en su conferencia de prensa en Palacio Nacional.

Cuando se le preguntó a quién se habían dado esos permisos, el mandatario señaló que se trató de la minera Grupo México, de Germán Larea.

Se le insistió en conocer el nombre del funcionario. “Es ex funcionario, por ahí les van a mandar el nombre”, refirió.

Dijo que éste es un ejemplo de que aún se mantienen las prácticas recurrentes en los gobiernos del periodo neoliberal.

“Pero por eso hablo de que todavía no se termina de limpiar, de purificar la vida pública, porque estaban bien enraizada esta práctica perversa, mejor dicho, el gobierno estaba tomado, secuestrado, estaba al servicio de una minoría. Son los que quieren regresar por sus fueros, nosotros queremos que regresen, pero lo que se robaron”.

Fuente: La Jornada