En medio de las diferencias que enfrentan el Poder Legislativo y el Ejecutivo del estado, ahora el Congreso estatal aprobó reformas a la Ley de Participación Ciudadana con las que el gobernador podrá ser sujeto a la revocación de mandato a la mitad de su sexenio.

La reforma fue aprobada este miércoles con 30 votos a favor y 11 en contra de parte de los diputados de Movimiento Ciudadano, que es el mismo partido al que pertenece el mandatario estatal.

Sin embargo, cabe destacar que para que las reformas a la Ley entren en vigor es necesario que el jefe del ejecutivo estatal no la vete y también que se modifiquen los transitorios que establecen que la figura de revocación de mandato aplicaría hasta el próximo gobernador.

Los legisladores de Movimiento Ciudadano se mostraron inconformes ante la reforma que creen lleva “dedicatoria” para el gobernador Samuel García por los conflictos que ha tenido con el Poder Legislativo.

Eduardo Gaona, coordinador de la bancada emecista, señaló que si la reforma no tiene fines políticos entonces se debe incluir a diputados locales y alcaldes, además de que ve cierto revanchismo político.

Estamos frente a otra iniciativa que acaba de revivir, son de estos trabajos que quedaron pendientes en junio y que nuevamente de manera sorpresiva sin haber acuerdos en este Congreso alguien o algunos toman la decisión de lo que aquí se va a subir”, denunció.

Señaló que no es un tema menor y que la bancada de Movimiento Ciudadano está a favor, pero deben de estar incluidos todos como los 42 diputados del Congreso local y los 51 alcaldes.

De lo que no estamos a favor es que esta revocación de mandato vaya dirigida contra el gobernador Samuel García por temas de revanchismo político. No estamos de acuerdo que de la noche a la mañana se utilice este Congreso para sacar temas y dar golpeteos. No se vale que se suba un dictamen con solo un actor político como es el gobernador”, agregó.

Por su parte, Sandra Pámanes, también de Movimiento Ciudadano, insistió en que se trata de una revancha contra el ejecutivo estatal, una “sed de venganza”.

A favor de la reforma se pronunció Luis Susarrey, del PAN, que estableció que es una acción populista y costosa que los legisladores y alcaldes también sean llevados a una revocación de mandato.

La reforma, que fue planteada por legisladores del PAN, modifica transitorios de una reforma constitucional que fue aprobada en diciembre del año pasado y tendrá vigencia a partir de su publicación en el Periódico Oficial del estado.

Durante el debate, el coordinador de la bancada del PAN, Carlos de la Fuente, llamó “niñas” a las legisladoras de Movimiento Ciudadano y éstas lo acusaron de violencia política de género.

Fuente: excelsior