La nueva variante de covid-19 llamada BQ1, conocida por usuarios de redes sociales como “Perro del Infierno”, ya está presente en México y dos de estos casos fueron detectados en pacientes con residencia en Nuevo León.

Datos del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) indican que, aunque esta nueva sepa ya se encuentra en el país, no es predominante, ya que solo el 7 por ciento de los contagios son causados por esta, es decir, 16 casos.

Entre las secuencias registradas, el 98 por ciento son variante Ómicron y el 2 por ciento pertenecen a otras variantes y subvariantes.

Se reveló que el primer caso de ‘Perro del Infierno’ se reportó en la Ciudad de México a inicios del mes de noviembre y desde entonces han sido confirmados 16 casos positivos de esta nueva sepa.

El Indre destacó que, en el caso de Nuevo León, las infecciones fueron confirmadas en dos mujeres, de quienes no se reveló su edad, identidad o estado de salud actual tras la detección.

Se han reportado otros contagios en Ciudad de México, Chiapas, Estados de México, Baja California y Yucatán.

¿POR QUÉ SE LE LLAMA ‘PERRO DEL INFIERNO’ A LA VARIANTE?

El nombre es una referencia al perro mitológico “cerberus” o cancerbero, que es la mascota de Hades, dios de la mitología griega que es conocido por cuidar las puertas del inframundo, lugar donde se albergan todas las almas.

La referencia surge a que este ser mitológico tenía de tres a cincuenta cabezas y era el encargado de proteger la puerta del Infierno para que los muertos no salieran y los vivos no pudieran entrar.

Usuarios de redes sociales le pusieron este nombre al virus debido a que es hasta un 30 por ciento más contagiosa que la BA.4 y BA.5, cepas que hay activas.

Los síntomas de esta variante y subvariante, conocidas como BQ.1 y BQ.1.1 respectivamente son:

  • Dolor de garganta
  • Fatiga
  • Tos
  • Malestar general
  • Afonía
  • Diarrea
  • Congestión Nasal
  • Dolor de Cabeza
  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Ahogo
  • Pérdida del Olfato
  • Pérdida del Gusto

También pueden sumarse otros síntomas como la pérdida del apetito, pérdida de la voz y taquicardia.

Fuente: excelsior